Las Provincias

El Consell no descarta la tasa turística en 2018 y aconseja a los hoteleros que la acepten

Eduardo Dolón, Toni Mayor, Toni Pérez y César Sánchez, ayer, en la feria de turismo de Londres.
Eduardo Dolón, Toni Mayor, Toni Pérez y César Sánchez, ayer, en la feria de turismo de Londres. / R.A.
  • El titular de Hacienda, Vicent Soler, alaba esta figura tributaria, pero pide tranquilidad a los empresarios para «madurar» la propuesta e ingresar 30 millones

El Gobierno valenciano no ha arrojado, ni mucho menos, la toalla en la polémica implementación de la ecotasa o tasa turística, totalmente establecida y normalizada en Cataluña y en las Islas Baleares. Aunque esta nueva figura tributaria, que reportaría unos ingresos anuales mínimos de 30 millones de euros a la Comunitat Valenciana, no se introducirá el próximo año, sí podría hacerlo el siguiente. Todo dependerá del grado de consenso que se alcance con el sector, principalmente con los firmes detractores de la medida, los hoteleros y, en concreto, la potente patronal de Benidorm Hosbec. A todos los empresarios, el conseller de Hacienda, Vicent Soler, mandó ayer un mensaje de «tranquilidad» para poder «madurar» la propuesta. En realidad, Soler no deja de aconsejar a los hoteleros que la acepten para mejorar la calidad de su oferta.

Apenas dos semanas después de que el jefe del Consell, Ximo Puig, dejara claro en un consejo de turismo en Gandia que no habrá ecotasa el próximo año, pero no cerraba la puerta a próximos ejercicios presupuestarios, su lugarteniente en ingeniería financiera, Vicent Soler, no hizo sino confirmar esa hoja de ruta. Ni el proyecto de Presupuestos de la Generalitat para el próximo año, ni la Ley de Acompañamiento recogen ni una sola línea sobre el particular. Pero en la mente de Hacienda pesan los 30 millones de euros anuales, como mínimo, que las arcas autonómicas podrían recaudar, tal y como avanzó este diario el pasado mes de enero en base a un informe elaborado por la dirección general de Tributos, cuyo titular, Eduardo Roca, también se hallaba ayer presente en Alicante, así como la secretaria autonómica de Hacienda, Clara Ferrando.

«Puede ser muy enriquecedora de la política turística», pero apeló a que, para esta aventura, se necesita que acompañe todo el sector sin fisura alguna, como ya ha hecho en ocasiones anteriores. Soler nunca se ha negado a esta figura tributaria y recuerda la normalidad con la que funciona en Cataluña y en Islas Baleares, después de que, hace dos años, tras implantarla, sí hubiera algún tipo de polémica en la islas. «Prácticamente toda Europa la tiene», remachó el también catedrático de Economía Financiera.

Considera que el criterio que se debe aplicar «no es conceptual» sino que «cualquier cosa que afecte a un sector tan potente como el turismo debe hacerse de la mano del sector». No se deja llevar, como tampoco lo ha hecho en el primer año de legislatura, por las críticas levantadas desde la patronal Hosbec y desde la Diputación de Alicante, preferentemente. Y aboga abiertamente por la idoneidad de la ecotasa: «Tenemos muchas horas por delante para hablar y estar de acuerdo en que una figura como ésta es positiva para el propio sector». Soler deja claro que una «potencia turística como es la Comunitat tiene necesidad de generar recursos para implementar la política turística». Esta tasa, que oscilaría entre 1 y 1,5 euros por turista y noche, debe ser aún «madurada» con el sector.

El sector hotelero alicantino se mostró ayer «radicalmente en contra» de la posibilidad de implantar una tasa turística en la Comunitat y tildó la medida de impuesto «tremendamente injusto». No obstante, la secretaria de Hosbec, Nuria Montes, manifestó ayer que la patronal hotelera «está dispuesta a escuchar lo que nos tengan que decir».