Las Provincias

El valenciano Domínguez Buj opta a dirigir la cúpula militar de España

El general Jaime Domínguez Buj, durante el acto de toma de posesión de su cargo como Jefe del Estado Mayor del Ejército. :: efe
El general Jaime Domínguez Buj, durante el acto de toma de posesión de su cargo como Jefe del Estado Mayor del Ejército. :: efe
  • El actual Jefe del Estado Mayor del Ejército es el aspirante de más peso en el grupo de doce generales que se barajan para el puesto

Después del Rey, el presidente del Gobierno y la ministra de Defensa, el mayor poder sobre las Fuerzas Armadas lo ejerce el JEMAD. Son las siglas del Jefe de Estado Mayor de la Defensa, un cargo rotatorio que varía con la llegada de los gobiernos y cuya elección está ahora en manos de María Dolores de Cospedal.

En los próximos días se moverán fichas en el tablero del organigrama militar de toda España. La nueva ministra deberá elegir, según lo esperado, entre el grupo de doce tenientes generales de los que el valenciano Jaime Domínguez Buj es el de mayor peso, puesto que ostenta el cargo de Jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME). Entre los otros 11 candidatos se encuentra también el actual jefe del Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad de la OTAN, el teniente general Francisco Javier Varela Salas, nacido en Ciudad Real y máximo representante de las Fuerzas Armadas en la Comunitat Valenciana

¿Cuál es la importancia del JEMAD? Además de ser el más alto puesto que se puede alcanzar desde el oficio militar (el primer mando es del Rey y los otros, políticos), está llamado a planear y ejecutar la política operativa militar de España y conducir las acciones militares.

El sistema que impera en la actualidad se basa en una transición histórica entre los más altos representantes de los tres ejércitos: tierra, aire y mar. El actual JEMAD, el almirante general Fernando García Sánchez, procede de este último sector, el naval. De ahí que ahora, salvo que la tradición se rompa, llega el momento para un general del Ejército de Tierra.

Podría decidirse por Domínguez Buj o por alguno de los otros once generales terrestres, entre los que no hay ningún valenciano. Después, elevaría su propuesta al Consejo de Ministros para su aprobación, ya que el JEMAD tiene rango de secretario de Estado. Si Cospedal apostase por un general de inferior rango, como un general de división, el Consejo de Ministros podría ascenderle excepcionalmente para nombrarle después JEMAD, pero esto no es habitual.

Los doce de Cospedal

¿Quiénes son los doce nombres de la ministra? Además del general valenciano de brillante carrera militar, la nueva mandataria tiene sobre su mesa la carpeta profesional del teniente general Juan Campins, un mallorquín que ha ocupado los últimos cuatro años el cargo de segundo jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, un escalafón por debajo de Jaime Domínguez Buj.

Otros tenientes generales que aspiran al cargo son el director general de Armamento y Material (DGAM), el extremeño Juan Manuel García Montaño, o el jefe de la Inspección General del Ejército (IGE), puesto que ostenta el madrileño Ricardo Álvarez-Espejo. También opta el jefe de la Fuerza Terrestre del Ejército de Tierra (FUTER), Juan Gómez de Salazar, nacido en Madrid.

El máximo liderazgo militar también podría recaer en el segundo jefe del Mando Conjunto Aliado de la OTAN en Brunssum, el madrileño Fernando Alejandre, el jefe del Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad de Bétera (CGTAD), Francisco Javier Varela (Ciudad Real), o en el jefe del Eurocuerpo, un grupo militar multinacional al servicio de la UE y la OTAN. Al frente está Alfredo Ramírez, de Melilla.

La lista de generales que aspiran la completan el jefe de la Unidad Militar de Emergencias (UME), el aragonés Miguel Alcañiz, el máximo responsable del Mando de Adiestramiento y Doctrina (MADOC), José Carrasco, de origen manchego, el jefe del Mando de Personal del Ejército de Tierra (MAPER), Teodoro Baños (Cáceres) y el jefe del Mando de Canarias (MACANA), el zaragozano Pedro Agustín Galán.

En lo que respecta a los Estados Mayores del Ejército de Tierra, el Ejército del Aire y la Armada, el relevo se llevará a cabo después de los cambios en la cúpula del Estado Mayor de la Defensa. Sin embargo, aquí habrá que esperar. El cambio no suele producirse hasta varios meses después de la toma de posesión del nuevo Gobierno.