Las Provincias

Temporal de lluvia del pasado mes en Alicante que volvía a llevarse la playa de la Albufereta.
Temporal de lluvia del pasado mes en Alicante que volvía a llevarse la playa de la Albufereta. / A.D.

Un experto aboga por planificar la gestión del agua según las lluvias de otoño

  • El catedrático de Climatología de la UA, Jorge Olcina, asegura que la calidad de las precipitaciones está cambiando y la tendencia de las lluvias que se producen en otoño es a 'crecer en intensidad'

El catedrático de Climatología de la Universidad de Alicante, Jorge Olcina, ha advertido de la necesidad de "gestionar bien" la demanda del agua en la Comunitat porque la calidad de las precipitaciones está cambiando y la tendencia de las lluvias que se producen en otoño es a "crecer en intensidad".

Olcina ha intervenido hoy en Les Corts en la subcomisión para el estudio de la gestión del agua en la Comunitat Valenciana y posibles alternativas ante el cambio climático, donde ha alertado de que el cambio climático "es innegable".

Según Olcina, ha habido un cambio en la distribución estacional de las lluvias. En primavera se reducen las precipitaciones, que son las que generalmente se almacenan para las demandas de verano, mientras que aumentan en otoño, época donde la gota fría deja de golpe 200 litros "que hacen más daño que beneficios porque no se almacenan".

"Hay que planificar pensando en las lluvias del otoño", ha manifestado el catedrático, quien ha abogado por diseñar sistemas de captación pluvial porque la tendencia de las fuertes precipitaciones de otoño "es a crecer".

Respecto a los trasvases, cree que podría ser suficiente mantener a corto y medio plazo los actuales y respecto al del Ebro apuesta por "pasar página, porque en momentos de sequía no podría trasvasar agua y hay problemas territoriales y políticos. Sería más un problema que una solución en el litoral mediterráneo".

A su juicio, es "impensable eliminar" a medio plazo el trasvase Jucar-Segura porque "no hay sustitución a corto plazo", y también se ha mostrado partidario de mantener el Júcar-Vinalopó con el trazado actual.

Ha alertado de que la calidad del agua ha cambiado y en algunos territorios de la Comunitat también la cantidad, y hay zonas de montaña del interior y de las comarcas de La Marina y La Safor donde puede haber "cierto incremento de las lluvias".

También ha advertido del calentamiento del mar Mediterráneo, que mantiene los 24 grados de temperatura desde finales de junio hasta mediados de octubre, lo que hace a este mar potencialmente inestable y llevar a precipitaciones más intensas durante más tiempo.

"A efectos de la planificación de Emergencias es importante, porque la gota fría no solo puede producirse en septiembre, sino también en agosto puede haber episodios de fuerte riadas", ha destacado.

Olcina considera que el aumento de las temperaturas va a repercutir en un cambio en el confort climático y alargar la temporada de verano, algo que puede beneficiar al sector turístico de sol y playa.

No obstante, "si se cumplen las previsiones del cambio climático, estamos a ante una sociedad mediterránea con más riesgos por la actuación sobre los territorios", ha dicho Olcina.

También ha destacado que en el litoral mediterráneo hay "poco respeto a la legislación" y se favorece un modelo de organización territorial que favorece "la urbanización en extenso, más que en ciudad intensiva, lo que incrementa la demanda de agua".

"Lo primero que hay que hacer es gestionar la demanda de agua", ha dicho Olcina, quien ha precisado que a veces en la Comunitat se ha "pecado de no enseñar al resto de España que las cosas se hacían bien" y ha sido acusada de "despilfarradora".

Se ha mostrado partidario de penalizar a los entornos urbanos que pierdan más del 40 por ciento del agua en red y ha asegurado que el agua en España "sigue siendo barata, a veces demasiado barata comparada con otros recursos naturales".