Las Provincias

Sindicatos de profesores consideran «descabellada» la huelga de deberes

El presidente del sector de Educación de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (Csif), Mario Gutiérrez, hizo ayer un llamamiento a la serenidad de las familias para que obvien el llamamiento a la huelga de los deberes en casa.

A su juicio, se trata de «una iniciativa descabellada que pone al profesor al pie de los caballos». «Es lícito pedir un debate sobre los deberes escolares para que se discuta en los ámbitos pedagógicos, pero otra cosa muy diferente es llevar a los alumnos a incumplir las tareas que el profesorado tiene dentro de su programación educativa, un proceso dirigido a favorecer la mejora de las habilidades», subrayó.

El sindicato recordó que los propios centros tienen mecanismos para establecer un diálogo entre todas las partes implicadas y añadió que en una encuesta nacional realizada por la organización sobre un colectivo de 30.000 docentes, el 57% de los participantes aseguró que los propios padres les reclaman deberes para sus hijos y que la inmensa mayoría (94%) considera que mejoran el aprendizaje.

También es rechazada por el sindicato Anpe, al entender que «cuestiona la labor del profesorado y atenta contra la libertad de cátedra y el principio de autonomía pedagógica y organizativa de los centros». En cuanto a la Federación de Enseñanza de CC.OO., Francisco García recordó en declaraciones a Efe que el actual modelo educativo «requiere trabajar dentro y fuera del aula» y dijo que le «preocupa» que se cuestione una decisión docente. Maribel Loranca, de UGT, consideró que el planteamiento no es el más acertado. Eso sí, en los tres casos citados, aunque criticaron las formas, se mostraron abiertos a debatir sobre la situación actual. Por su parte, el ministro Méndez de Vigo dijo ayer que la huelga es «muy mala idea» porque demuestra «desconfianza en el profesorado», aunque no descartó discutir sobre el asunto de cara al pacto educativo.

La convocatoria parte de la Confederación estatal de Ampas Ceapa, mayoritaria en la escuela pública, y es rechazada por las organizaciones de padres con más peso en la educación concertada. Consiste en pedir a las familias que no hagan tareas en casa durante los fines de semana de noviembre.