Las Provincias

La consellera Carmen Montón, ayer en Les Corts.
La consellera Carmen Montón, ayer en Les Corts. / Jesús Signes

Sanidad reclama a tres hospitales concertados 260 millones de euros

  • La empresa Ribera Salud replica que desde hace 18 meses está pendiente de reunirse con la Conselleria para tratar las liquidaciones

La consellera de Sanidad, Carmen Montón, aprovechó ayer su comparecencia en Les Corts para desvelar la deuda de los hospitales concesionarios con la Generalitat. El débito que se encontró asciende a 260 millones de euros y el culpable de esta cantidad que se arrastra es -según denunció- el PP por su «falta de control y fiscalización» hacia los departamentos de salud bajo el modelo mixto de titularidad pública-gestión privada.

La consellera, que presentó en la Comisión de Economía de Les Corts los presupuestos de su departamento para 2017, anunció que exigirán a las concesionarias sanitarias de Dénia, Manises y Elche la devolución de los 260 millones correspondientes a las liquidaciones provisionales pendientes de resolver porque son «de todos los valencianos».

Esta cantidad no se ha incluido en las partidas presupuestarias de su departamento para el próximo año, pero sí que tienen intención de cobrarlos porque es consecuencia de «la gestión negligente y falta de control y fiscalización» del PP. Según los cálculos de Sanidad, se trata de las cuantías provisionales pendientes de resolver de las liquidaciones de Dénia y Manises de 2009 a 2014, y Elche de 2010 y 2014.

La reversión de estas concesiones sigue estando en el aire. Ciudadanos y Podemos alertaron de que en los presupuestos no figura ninguna partida para la recuperación de estos hospitales al sistema público, mientras que el PP criticó la «ineficacia, mala gestión, trabajo escaso, nula transparencia y poca garantía» presupuestaria de la consellera.

Montón replicó que las reversiones de Alzira y de Dénia están en trámite de negociación, cuyo peso lo lleva la Conselleria de Hacienda, por lo que cuando se concrete se planteará en los presupuestos.

Por su parte, la empresa Ribera Salud también respondió ayer a la denuncia de Montón. Lamentó que desde hace 18 meses está «pendiente» de una reunión con Sanidad para tratar el tema de las liquidaciones a la Generalitat, y advirtió de que se han incumplido los plazos que marca el contrato. «Tenemos el máximo interés en que este procedimiento se haga en el tiempo y forma que marca el contrato, que establece que dichas liquidaciones se realizarán en el mes de marzo», destacaron desde la empresa. Las citadas fuentes añadieron que los plazos que marca el contrato de concesión no se han incumplido «por voluntad de Ribera Salud», y recordaron que los datos que ha hecho públicos la Conselleria se refieren a todas las concesiones sanitarias, incluyendo las de otros operadores sanitarios.

Sobre las resonancias

Las cuentas del departamento de Sanidad para el año que viene ascienden a 6.084 millones de euros -un 3% más que este ejercicio- y representan el 34,4% del total del presupuesto autonómico. Entre las líneas marcadas se seguirán potenciando los recursos propios para ahorrar y mejorar la calidad asistencial y, por ello, se extenderá al 80% de las resonancias el modelo C, -en el que los radiólogos de la sanidad pública son quienes gestionan el uso de las máquinas-, aumentará un 27% los recursos propios para bajar las listas de espera y sacará a principios de año un nuevo contrato de hemodiálisis ambulatoria que ahorrará 7,5 millones. Aun así, la consellera admitió que su presupuesto «todavía no es suficiente», tras muchos años de «cuentas falseadas, de desviaciones presupuestarias y de recortes» en referencia al PP.