Las Provincias

El Poder Judicial pide «especial atención» ante la violencia de género en adolescentes

Carlos Lesmes, en la inauguración del Congreso del Observatorio contra la Violencia de Género. :: efe
Carlos Lesmes, en la inauguración del Congreso del Observatorio contra la Violencia de Género. :: efe
  • Alerta de la falta de consciencia de algunas víctimas y apuesta por las nuevas tecnologías y redes sociales para educar contra la lacra

valencia. La preocupación de la Fiscalía de Valencia sobre menores víctimas más permisivas con el maltrato que mujeres adultas es compartida por el Poder Judicial. Frases como «no me agrede, sólo me da empujones» dibujan un panorama sobre el que ayer incidió el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes. Pidió «especial atención» a la incidencia de la violencia de género entre los adolescentes.

Según expuso en el Senado durante la inauguración del VI Congreso del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, se observa «con gran preocupación que se producen con frecuencia situaciones cercanas al maltrato físico o psicológico sin que las propias víctimas sean conscientes de ello».

Ante estos casos, «la educación, prevención y divulgación son fundamentales», resaltó en su intervención. Y para combatir el problema entre los más jóvenes, Lesemes apuesta por utilizar «sus propias armas: las nuevas tecnologías». Según explicó, «las redes sociales, en donde con tanta soltura se mueven» pueden ser el canal perfecto para «entrar en sus conciencias, haciendo divulgación del rechazo social que debe producir la violencia de género».

En opinión del alto responsable judicial, la erradicación definitiva de la violencia contra las mujeres «sólo se conseguirá actuando desde el origen del problema, esto es, educando, concienciando y cambiando estereotipos sociales».

Para Lesmes, «hemos de educar en la igualdad y en el respeto desde los primeros años de vida de nuestros hijos». Propone «ayudar a los más jóvenes a que, de manera espontánea y por propia convicción, consideren rechazables los comportamientos violentos de dominación y control, sean explícitos o sutiles». Considera que «sólo si ellos están convencidos acabaremos erradicando esta enfermedad social».

Prometió que el Poder Judicial «no va a escatimar esfuerzos para luchar contra esta lacra que representa lo más abominable del ser humano». Según expuso, los últimos datos recogidos por el Observatorio permiten ser «moderadamente optimistas». Reflejan el «incremento de denuncias, de sentencias condenatorias y de órdenes de protección solicitadas y concedidas», así como de las medidas adoptadas para la seguridad de los menores.