Las Provincias

Alba Ferrer, hermana mayor de la joven asesinada en Chella: «Imaginaba toda una vida juntas»

fotogalería

Los vecinos aplauden a la salida del féretro con los restos de Vanessa Ferrer. :: j. monzó

  • Miles de vecinos de la localidad y de pueblos cercanos asisten al entierro en el que se despide a la adolescente

Todo el pueblo de Chella, además de autoridades, compañeros y profesores del Instituto de Navarrés despidieron a Vanessa Ferrer en su último adiós y arroparon a sus padres y hermana, rotos de dolor en un momento tan difícil. Así lo decía precisamente su hermana en la emotiva carta de despedida que le dedicaba en la misa funeral celebrada en la parroquia de Nuestra Señora de Gracia de la localidad. «Por fin ha terminado toda esta pesadilla, vida mía. Tu alma está ya en el cielo y desprende toda la luz que siempre ha transmitido. Todos te tenemos en nuestro corazón y la mitad de él te los ha llevado contigo», decía, entre llantos Alba a su hermana.

El féretro con el cuerpo de Vanessa llegó a la puerta de la iglesia a las cuatro en punto, abriéndose paso entre la multitud de vecinos congregados en la plaza y calles adyacentes. En la parroquia entraba su hermana, en primer lugar; su madre y entre familiares y en último lugar su padre, todos rotos de dolor. El silencio fue roto por el aplauso de los asistentes a la entrada del ataúd al templo y por el cántico del coro parroquial.

El funeral fue muy emotivo. El párroco ofrecía a la familia palabras de aliento y procedía a la lectura de una carta del Arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, en la que el prelado les transmitía que está a su lado en estos momentos. «Es un dolor grandísimo que esto ocurra» y hacía un llamamiento para actuar contra las causas que han producido este hecho. «Ha sido un crimen por alcohol y drogas, no podemos seguir así, es algo que debería preocuparnos y mucho», trasladó en su misiva Cañizares.

El dolor fue unánime cuando Alba despedía a su hermana y entre un llanto inconsolable se dirigía a ella asegurándole que siempre «estarás en mi día a día, por el resto de mi vida» y le recordaba que «cuando estaba mal me dabas consejos y nunca me dejabas caer. He aprendido mucho de ti, tanto que a veces parecías tú mi hermana mayor. Tu luz iluminará el camino».

Alba lamentaba que no podrá repararse esta injusticia «de no poder compartir una vida, que imaginaba, juntas, de respaldarnos la una a la otra» y finalizó con la frase «juntas hasta el infinito y mucho más». En ese momento se gritó ¡Viva Vanessa! Y el templo rompió a aplaudir.

MÁS INFORMACIÓN

El féretro de Vanessa salía de la iglesia a las 16.55 mientras miembros del coro cantaban una de sus canciones favoritas, 'Pedacitos de ti', de Antonio Orozco, y a Alba tuvieron que separarla del ataúd del que portaba los restos de su hermana. Fuera del templo, un nuevo aplauso acompañó la salida del cortejo fúnebre por las calles del pueblo hacia el cementerio para la inhumación del cuerpo.

Miembros de Cruz Roja y Protección Civil estuvieron pendientes de familiares y amigos y desde el consistorio se dispuso un dispositivo de seguridad con agentes de la Policía Local de otras localidades como Enguera y Anna, así como agentes de la Guardia Civil.