Las Provincias

400 personas participan en el 'Gran Simulacre 2016' de accidente ferroviario

  • Los mecanismos de emergencia valencianos han puesto hoy «en tensión» los procedimientos y mecanismos de actuación ante una catástrofe

Un simulacro de accidente ferroviario que ha recreado la colisión entre dos unidades de Metrovalencia y cuatro vehículos, con un balance de al menos 38 muertos, ha puesto hoy "en tensión" los procedimientos y mecanismos de actuación de los diferentes organismos ante una emergencia.

Más de cuatrocientas personas, un centenar de ellas figurantes en diferentes roles, han participado en el #GranSimulacre2016, un ensayo cuyo objetivo fundamental no era poner a prueba el tiempo de respuesta sino ver cómo los organismos implicados se coordinan y ponen en marcha los procedimientos y protocolos.

La Base Militar Jaime I de Bétera ha sido el escenario escogido para el ejercicio y en una zona de instrucción se ha simulado la Estación de Santa Rita de Paterna (Valencia) y un centro de salud, el Clot de Joan.

El ejercicio ha comenzado minutos antes de las diez de la mañana, hora en la que supuestamente se ha producido un grave accidente ferroviario en el que dos convoyes de Ferrocarrils de la Generalitat (FGV) de la línea 2 han descarrilado y colisionado con cuatro vehículos.

El fuerte impacto ha provocado, según una primera estimación, al menos 38 muertos y 81 heridos de diversa consideración, algunos de las cuales han quedado atrapados en el interior de los vehículos y otros esparcidos por el suelo.

A los pocos minutos han llegado los primeros medios sanitarios y bomberos al lugar del siniestro, que han comenzado a examinar a las víctimas, dando prioridad a las heridas y a las que tenían que excarcelar.

Posteriormente lo han hecho miembros de la Unidad Militar de Emergencias, del Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil y la Policía Local, así como bomberos que han simulado apagar un pequeño incendio forestal originado tras el siniestro, ya que supuestamente el accidente se ha producido en el parque natural del Turia.

Asimismo, agentes de la Policía científica han instalado una carpa y tapado la zona con un plástico para poder examinar los cadáveres.

Desde el Centro de Coordinación de Emergencias, donde las autoridades han seguido desde el principio el desarrollo del simulacro y posteriormente en el terreno, se ha activado el Plan Territorial de Emergencias y se ha declarado la situación 2 de emergencia.

Hoy se ha probado una nueva tecnología que consiste en poner una pulsera con un chip a los heridos para facilitarles su recorrido a través de los equipos móviles, y se ha medido el tiempo que cuesta un triaje con este método y con el tradicional, de anotar los datos del paciente.

El simulacro, en el que llevan un año trabajando, tiene dos días de duración y hoy se ha centrado en el lugar del siniestro, la denominada "zona caliente", y esta tarde lo hará en la Ciudad de la Justicia, con personal médico legal, de la Policía Científica y psicólogos que simularán la atención a los familiares de los fallecidos.

Mañana se realizará en el Centro de Emergencias de L'Eliana el denominado simulacro 'de mesa', donde será constituido un Centro de Coordinación Operativa Integrado (CECOPI), órgano superior en la gestión de emergencias.

Entre las personas que han participado en el simulacro como figurantes había estudiantes de la Escuela de Enfermería de La Fe y de la Asociación de Estudiantes de Medicina de Emergencia Sanitaria, así como de cinco institutos de las tres provincias.

El director general de la Agencia de Seguridad y Respuesta a las Emergencias, José María Ángel, ha asegurado que tras el simulacro "viene el gran trabajo de poner en valor todo esta experiencia para mejorar la tipología de la respuesta que tenemos que dar".

La consellera de Infraestructuras, María José Salvador, ha señalado que el objetivo es "estar lo mejor preparados posible para responder de manera adecuada y eficiente" y ha destacado la importancia de trabajar de manera conjunta para establecer protocolos de actuación.

"Se trata de ver cómo trabajamos juntos, ver nuestro lenguaje compartido. Después seguiremos viento qué elementos han fallado, las debilidades y fortalezas", ha señalado el subdirector de Emergencias, Jorge Suárez.