Las Provincias

Carmen Miontón, Consellera de Sanidad.
Carmen Miontón, Consellera de Sanidad. / EFE

Montón desvela que las concesiones sanitarias adeudan 260 millones al Consell

  • Ha destacado que la gestión del PP «se puede calificar de negligente y de falta de control», pues cuando llegaron a Conselleria se encontraron con 3 concesionarias que nunca habían aprobado liquidaciones

La consellera de Sanidad, Carmen Montón, ha desvelado hoy en Les Corts que las empresas concesionarias de los departamentos de salud de Elche, Dénia y Manises adeudan más de 260 millones de euros por liquidaciones a la Generalitat, que tiene "intención de cobrarlos en nombre de los valencianos".

Montón se ha pronunciado así durante su comparecencia en comisión para explicar las cuentas de su departamento para el año que viene, que ascienden a 6.084 millones de euros -un 3 % más que este ejercicio- y representan el 34,4 % del total del presupuesto autonómico.

Ha destacado que la gestión del PP sobre las concesiones administrativas "se puede calificar tranquilamente de negligente y de falta de control y de fiscalización", pues cuando el nuevo equipo llegó a la Conselleria se encontró por ejemplo con tres concesionarias que nunca habían aprobado liquidaciones.

En la actualidad, están pendientes las liquidaciones de Elche-Crevillent desde 2010 y de Dénia y de Manises desde 2009, que arrojan un saldo a favor de la Administración de más de 260 millones, que por falta de gestión "rigurosa" están en manos de la empresa privada y no en los presupuestos de la Generalitat, ha dicho.

Ciudadanos y Podemos han alertado de que en los presupuestos no figura ninguna partida para la reversión de las concesiones sanitarias, pese a la promesa del president de la Generalitat, y el PP ha criticado la "ineficacia, mala gestión, trabajo escaso, nula transparencia y poca garantía" presupuestaria de la consellera.

Montón ha replicado que las reversiones de Alzira y de Dénia están en trámite de negociación, cuyo peso lo lleva la Conselleria de Hacienda, por lo que cuando se concrete se planteará en los presupuestos, y ha defendido que el objetivo del Consell es fortalecer la sanidad como un bien público ajeno a los intereses privados.

Ha resaltado que el presupuesto de su departamento para 2017 es "el del no a los recortes sanitarios" y el del fortalecimiento de la sanidad pública valenciana, y además consolida la sanidad universal y las ayudas frente al copago, que crecen cinco millones.

La consellera ha admitido que su presupuesto "todavía no es suficiente", tras muchos años de "cuentas falseadas, de desviaciones presupuestarias y de recortes", además de la infrafinanciación de la Comunitat, pero ha reivindicado que en 2017 se destinarán 16,6 millones de euros al día a atender la salud de los ciudadanos.

En el capítulo de inversiones reales, ha precisado que cuenta con 75,14 millones (un 11 % más), e incluye 4,1 millones para la antigua Fe de Campanar, 323.000 euros para el futuro hospital de Ontinyent, 873.000 euros para el antiguo hospital militar de Mislata, además de ampliaciones y reformas de hospitales, como el Arnau, el de Elche o el Clínico.

Además, se destinan 4,7 millones al Centro de investigación Príncipe Felipe; se consignan 400 millones para la estrategia de salud mental, y en 2017 se pondrá en marcha el nuevo contrato de hemodiálisis ambulatoria, con un ahorro superior a 7,5 millones, y se destinarán 4 millones a contratar radiólogos para las resonancias.

La diputada del PP Remedio Yáñez ha afirmado que este presupuesto se recorta en realidad en 417 millones, pues en 2016 llegó a los 6.400 millones gracias a las modificaciones, y ha afirmado que las cuentas no se ejecutan y que se recorta en salud mental y en formación de profesionales, por lo que la sanidad valenciana no se "merece" a esta consellera.

Juan Córdoba, de Ciudadanos, ha lamentado que el presupuesto de esta Conselleria es el que menos crece de todas; ha asegurado que sí hay recortes, y ha pedido que la reversión de las concesiones prevalezca la garantía jurídica y presupuestaria "frente al posicionamiento ideológico".