Las Provincias

Un niño en un centro de menores.
Un niño en un centro de menores. / G. Carrión

Los médicos ponen en alerta sobre más de 800 casos de maltrato infantil

  • Un 32% de los menores ingresados en los hospitales víctimas de violencia presentan riesgo de exclusión social

Heridas, magulladuras, mordeduras, problemas emocionales, situaciones de negligencia y de descuido y abuso sexual. Una media de 14 casos de maltrato infantil son diagnosticados por los médicos cada mes en la provincia. Una cifra que no refleja toda la magnitud de la violencia a los menores al existir todavía una «infradeclaración» de los malos tratos. Un 32% de los ingresados presentaba riesgo de exclusión social. Su situación de vulnerabilidad está intensificada.

A través de la Hoja de Notificación para la Atención Sociosanitaria Infantil y la Protección de los Menores y de los informes de alta hospitalaria, los profesionales sanitarios han dado la voz de alarma ante 842 casos de malos tratos detectados en las consultas en el periodo 2010-14 (la media son 168 notificaciones al año). Son las situaciones de riesgo que han podido destapar y sacar a la luz, siendo los menores de un año el grupo con más casos de declaración de riesgo sociosanitario. Quizás porque es el colectivo de víctimas más visible en el sistema de salud en su primer año de vida al programarse por su edad pediátrica siete visitas para su supervisión que son atendidas por médicos, matronas, trabajadores sociales y enfermeras.

Por departamentos de salud, la Vila ha registrado el volumen más alto de notificaciones de riesgo en estos cinco años (174), seguido de Dénia (164) , Elche (101) y Alicante (95). Su alerta es el primer paso para que se ponga en marcha la maquinaria de protección a las víctimas.

Todas estas cifras se recogen en el informe sobre 'Violencia contra los menores detectada desde el ámbito sanitario en la Comunitat Valenciana, 2016' publicado por la Conselleria de Sanidad. Aunque no se realiza un análisis de la evolución en la provincia, lamentablemente la incidencia de la violencia contra los menores va en aumento en la Comunitat Valenciana. En estos cinco años la tasa de notificaciones en la autonomía ha sido de 72,99 por 100.000 menores-año. Una proporción mucho mayor a la observada en el periodo anterior (2007-2011) que se situaba en 42,5 por 100.000 menores-año.

Las niñas están en situación de mayor riesgo (57% de las situaciones de violencia detectadas) que los niños (43%) y cuatro de cada diez casos detectados en la Comunitat corresponden a menores de cinco años, de los que casi la mitad eran bebés de menos de un año de vida.

Los ingresos se producen fundamentalmente en chicas adolescentes y se ha registrado un «aumento notable» a partir de 2012 por agresiones y por tentativas de suicidio.

Padres jóvenes e inmaduros y con problemas económicos son los indicadores familiares más frecuentes notificados por los sanitarios. En los indicadores físicos aparecen heridas, magulladuras y mordeduras y en los indicadores emocionales del menor, manifestaciones de que no le cuidan o maltratan.

Según el informe de la Conselleria de Sanidad, la violencia a los menores se produce fundamentalmente en el ámbito familiar. Ocho de cada diez casos «son perpetrados por los padres o cuidadores, excepto el abuso sexual que generalmente es perpetrado por conocidos u otros familiares». Una violencia que también ha acabado con la vida de 37 niños entre los años 2000 a 2013 en la Comunitat. El 57% de los fallecimientos se produjeron en la provincia de Alicante.

Entre las conclusiones del estudio se destaca que sigue existiendo una «infradeclaración del maltrato infantil» a pesar de la mayor implicación y esfuerzo de los profesionales al tratarse todavía de un «fenómeno oculto». Como recomendaciones se considera necesario mejorar la detección precoz y priorizar el desarrollo de estrategias de apoyo a la crianza desde el ámbito sanitario para proteger a los menores de un año, entre otras medidas.