Las Provincias

Juzgado por avalar con un Monet falso un préstamo

El acusado, con camisa azul de espaldas, poco antes del inicio ayer del juicio en la Audiencia.
El acusado, con camisa azul de espaldas, poco antes del inicio ayer del juicio en la Audiencia. / A.D.
  • La Fiscalía pide seis años de cárcel para el acusado de estafar 255.000 euros a un empresario de Benissa pese a que niega el fraude y que falsificara el certificado del cuadro

La Audiencia Provincial acogió ayer el juicio contra un acusado de estafar en el año 2011 al dueño de un concesionario de coches de lujo de Benissa la suma de 255.000 euros sirviéndose de un aval bancario de un millón de euros fraudulento, así como de un cuadro del impresionista Claude Monet, igualmente falso. Por ello, el Ministerio Público le reclama una pena de 6 años y medio entre rejas, ya que le imputa un delito de estafa y dos de falsedad documental. Sin embargo, el procesado negó ayer cualquier intento de fraude y adujo que necesitaba el montante para pagar los gastos que conllevaban el aval de una entidad bancaria de Indonesia para una inversión.

Además, sobre la autenticidad del Monet, alegó que la pintura pertenecía a su familia, al igual que el certificado de la casa de subastas Christie's. Un experto en la materia confirmó que ni el cuadro ni el documento son auténticos, tal y como mantuvo ayer la Fiscalía. El informe del perito resulta claro al determinar la falsedad de la obra del maestro francés. Por ello, el representante del fiscal apunta a que el sospechoso entregó la falsa obra del pintor impresionista junto con la documentación, falsificada igualmente, «a sabiendas» de que lo eran y así obtener un beneficio ilícito.

El acusado buscó la atención de la víctima acudiendo con asiduidad al concesionario de vehículos de lujo que regentaba el perjudicado en el polígono La Pedrera de Benissa, donde aseguraba estar interesado por los vehículos más exclusivos del mercado, según sostiene la acusación pública. En realidad, el objetivo era aparentar un alto nivel adquisitivo para asegurarse de perpetrar con éxito la presunta estafa. Por ello, el sujeto se 'disfrazó' de adinerado inversor en busca de personas de su mismo estatus con las que hacer negocios a cambio de jugosos beneficios económicos pese a que la verdad resultó bien distinta.

En la vista oral celebrada ayer en la Sección Décima de la Audiencia Provincial, J.P.J. aseguró que necesitaba el dinero para la inversión en el país asiático. En cambio, el perjudicado terminó denunciando los hechos tras varias reclamaciones del dinero. Al parecer, el hombre entregó los 255.000 euros como préstamo para percibir más adelante el dinero del aval bancario de la entidad Barclays. Finalmente, la víctima no percibió un euro del procesado, como asegura.

Entre tanto, el procesado fue ganando tiempo, de ahí que cuando el afectado reclamó con mayor insistencia el dinero fue cuando le hizo entrega del cuadro como aval para mantener la confianza del empresario, como detalla la acusación pública en su escrito de acusaciones. Una estrategia de distracción que ha llevado al acusado de origen holandés al banquillo de los acusados como presunto estafador. El Ministerio Público mantuvo la calificación de los hechos, por lo que el sujeto se enfrenta a una pena de más de seis años de prisión por el supuesto fraude.