Las Provincias

Las familias se suman a la iniciativa de no hacer deberes los fines de semana

  • Manifiestan que el problema está cuando los deberes en lugar de un refuerzo se convierte en «dar lo que no se ha podido impartir en clase», lo que supone una «discriminación» hacia el alumnado

La Fapa Gabriel Miró de Alicante -que está integrada en la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa)- se ha sumado a la convocatoria de «huelga de deberes» lanzada por esta confederación durante los fines de semana de noviembre. Desde la Fapa se ha enviado toda la información a las asociaciones. «Nosotros apoyamos a la Ceapa en su campaña, pero no imponemos y se deja al criterio de cada Ampa para que decida», explicó Ramón López, presidente de la federación. Para López, el problema está cuando los deberes en lugar de un refuerzo se convierte en «dar lo que no se ha podido impartir en clase», lo que supone una «discriminación» hacia el alumnado, ya que no todas las familias están en condiciones de ayudar a sus hijos ni tampoco pagar una academia de refuerzo.

López, quien insistió en que es necesario un pacto político y social educativo que cuente con las familias, se preguntó si el déficit está en los tiempos del sistema de educación. «¿Faltan horas de clase o sobra currículo», se cuestionó.

Por su parte, la Confederación de Ampas Gonzalo Anaya también anunció ayer que se ha se unido a esta iniciativa. Según un comunicado de la confederación, el objetivo es «hacer un replanteamiento de las tareas escolares» que tenga en cuenta factores que también intervienen en la educación como «los agentes sociales que forman parte del entorno del alumno».

Desde el sindicato Anpe en la Comunitat manifestaron ayer su rechazo a esta propuesta de huelga que «cuestiona la labor del profesorado, su libertad de cátedra y que menoscaban los principios de autonomía pedagógica y organizativa de los centros educativos».