Las Provincias

La Comunitat registra 29.000 pernoctaciones en amarres náuticos

  • Los turistas náuticos con embarcación han crecido un 6 %

Los clubes náuticos han registrado durante el verano 29.000 pernoctaciones en amarres, lo que supone un 6 % más que el mismo periodo del año pasado y permite que el turismo náutico en embarcaciones mantenga su crecimiento y se afiance como uno de los productos de valor para la Comunitat Valenciana

Así lo ha puesto de manifiesto la Asociación de Clubes Náuticos en el informe que ha presentado hoy en el Valencia Boat Show sobre el futuro del sector que, según han concluido, pasa por una mayor cooperación, implicación de las administraciones y atención a los nuevos modos de uso por parte de los navegantes.

Según un comunicado, este informe es resultado de la sesión de trabajo con la Asociación Española de Empresas Náuticas (ANEN) para establecer las estrategias de futuro para mejorar el servicio que proporcionan los clubes a socios y usuarios.

El gerente de la Asociación de Clubes Náuticos, Jordi Carrasco, ha expuesto el resultado de la temporada de verano, influenciada por el turismo, que ha arrojado un aumento de actividad en las escuelas de vela del 10,7 % sobre el año anterior, con 12.400 alumnos.

Además, ha informado de que los turistas náuticos con embarcación han crecido un 6 % y se han alcanzado las 29.000 pernoctaciones en amarres, realizadas por 5.150 embarcaciones.

Se han dado a conocer los datos de matriculaciones, que sitúan a la Comunitat Valenciana como la cuarta en el ránking nacional, con 434 embarcaciones matriculadas hasta agosto de 2016, casi un 10 % mas que el año anterior, lo que afianza el crecimiento de un mercado "muy castigado por la crisis" pero lejos de sus mejores cifras.

Por provincias, Alicante es la más activa, con 269, mientras que Valencia matriculó 123 y Castellón 42 y por tamaño, 397 estaban por debajo de los 8 metros de eslora, lo que coloca a la náutica como "un deporte popular, lejos del cliché de los grandes yates".

Destaca el incremento que tiene la matriculación de barcos para alquiler, ya que 192, casi la mitad del total, se dedican a este fin, lo que refuerza la tendencia de uso no propietario que se afianza en países como Francia.

Han advertido que los actuales socios y usuarios de la náutica en España envejecen -más de la mitad están entre 46 y 65 años-, y los nuevos navegantes potenciales prefieren alquiler o uso compartido.

Esta circunstancia, según la asociación, deberá ser tenida en cuenta tanto por los clubes como por las administraciones que regulan el uso de las instalaciones náutico deportivas, para permitir que empresas de chárter, clubes de navegación y otros sistemas de uso compartido puedan disfrutar de las instalaciones.

Las relaciones con la administración han sido objeto de estudio, pues es el único deporte sometido a una regulación "estrecha de miras y restrictiva, además de farragosa", ya que intervienen Marina Mercante, autoridades portuarias, varias consellerias y regulaciones locales y bandos de los diferentes ayuntamientos de la costa.

"Ello hace difícil el despegue de empresas de turismo náutico y muy complicado que los clubes puedan convertirse de verdad en un apoyo a el turismo y puedan incluso desarrollar la promoción del deporte en unas condiciones razonables", han lamentado.

No obstante, han apuntado que la clave la tienen la Conselleria de Vivienda y Puertos del Estado, en cuyas manos se encuentra la renovación de las concesiones a los clubes, "condición fundamental para construir el futuro de la náutica deportiva y de recreo, darle estabilidad y garantizar las inversiones pendientes".

En la actualidad, el RCN de Gandía se encuentra en situación de prórroga administrativa, pendiente de la decisión de Puertos del Estado y otros once clubes de la Comunitat Valenciana esperan renovaciones de la Conselleria.