Las Provincias

Playa de levante de Benidorm.
Playa de levante de Benidorm. / A.D

Benidorm bate su récord de ocupación desde 2001, con un 91%

  • Estos buenos datos se han conseguido por el empuje de los mercados internacionales, principalmente británicos, belgas y holandeses, que en este periodo han crecido un 6, 10 y 8 por ciento, respectivamente

La ciudad de Benidorm ha batido el récord de ocupación hotelera en un mes de octubre desde 2001, con el 91 por ciento de las camas, gracias a los buenos datos de los turistas británicos, belgas y holandeses en la segunda quincena.

Según la patronal hotelera de Benidorm HOSBEC, la segunda quincena se ha situado en el 88,7 por ciento de ocupación, lo que sumado a los datos de los primeros 15 días, arroja una tasa media mensual del 91, un punto más que en el mismo mes de 2015.

En 2000 la ocupación fue del 92,5 y en 2001 del 91,9, tasa que bajó en 2002 al 84,9 y ya no volvió a superar los 90 puntos porcentuales hasta el pasado ejercicio, cuando se situó en el 90,2, ha informado la patronal.

Estos buenos datos se han conseguido por el empuje de los mercados internacionales, principalmente británicos, belgas y holandeses, que en este periodo han crecido un 6, 10 y 8 por ciento, respectivamente.

Por su parte, el mercado nacional ha frenado casi en seco su descenso de los últimos meses y sólo retrocede un 1 por ciento en el número total de pernoctaciones en esta segunda quincena.

La distribución por mercados consolida la tendencia del predominio del mercado internacional ya que durante octubre los turistas extranjeros ya supusieron seis de cada diez camas ocupadas en Benidorm, mientras que los españoles representan el 40 por ciento restante.

Los británicos se alzan con la primera posición con el 48,2 por ciento y, tras los españoles con el 40, el resto de nacionalidades son los belgas (4,7 por ciento), holandeses (3,1), nórdicos (1), rusos y de los países del este de Europa y franceses (0,7), irlandeses y portugueses (0,4), alemanes (0,3) y suizos e italianos (0,1).

Por categorías, la ocupación de los establecimientos de cuatro estrellas ha sido del 90,5 por ciento, los de tres del 91,2 y los de dos del 93,8.

La previsión de ocupación para la primera quincena de noviembre es del 84,6 por ciento, lo que augura un buen resultado pues sería cuatro puntos superior a la ocupación registrada en la primera quincena de noviembre 2015.

El presidente de HOSBEC, Toni Mayor, ha resaltado estos datos "no como un triunfo sino como un reto muy importante" ya que "a pesar de estas cifras se sigue preocupado porque se ha producido una remontada 'discreta' y no tan espectacular como cabría esperar".

"Además, nuestra preocupación va más allá de los datos registrados y se centra en las amenazas que se ciernen sobre nuestros principales mercados en el futuro más inmediato", ha continuado.

El presidente de la patronal de Benidorm ha señalado que desconoce "cómo va a reaccionar el mercado nacional, si va a consolidar una remontada del consumo para este invierno y el próximo verano" mientras que también hay "dudas" en torno a "las consecuencias del 'brexit' para los turistas británicos".

En este panorama, Mayor ha destacado de nuevo la "apuesta por el empleo y por la creación de puestos de trabajo del sector hotelero, que ha crecido mucho más que la propia ocupación frente a otros modelos de alojamiento, como el ilegal que se realiza en viviendas, que son tremendamente insolidarios en su contribución económica de impuestos y cotizaciones".

"Lejos de complacernos o conformarnos con estos datos, no podemos considerarlos como un triunfo", ha advertido, "sino como un importante reto para las próximas temporadas".