Las Provincias

La CEV realizará un estudio sobre las demandas de la línea Valencia-Zaragoza

La CEV realizará un estudio sobre las demandas de la línea Valencia-Zaragoza
  • El informe, que estará para comienzos de 2017, permitirá identificar las empresas interesadas en el corredor cántabro-mediterráneo

Febrero de 2015. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, visitaba Valencia y se comprometía con los empresarios a realizar las mejoras necesarias en la línea ferroviaria entre Valencia y Zaragoza. Un mes después, la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) presentaba un completo informe, elaborado por la Universitat Politècnica, que planteaba la ejecución de las obras por fases para que fueran asumibles por el Estado. Por ejemplo, apenas 38,5 millones para una primera actuación en la que se podrían eliminar las limitaciones de velocidad y carga que lastran tanto el tráfico de pasajeros como (y especialmente) el de mercancías.

Más de un año después, y a pesar de las constantes reivindicaciones de la Comunitat y de Aragón, apenas ha habido novedades sobre esta infraestructura que se considera vital -dicho, incluso, por la Unión Europea- para la unión de los corredores cantábrico y mediterráneo. En la parte positiva, la licitación e inicio de las obras del sistema de comunicación tren-tierra; en la negativa, el bloqueo a los cuatro millones para la construcción de cuatro apartaderos.

«Se ha avanzado poco», lamenta el presidente de la CEV, Salvador Navarro, que califica de «infraestructura básica para la competitividad de las empresas y nuestra economía» la línea férrea a Zaragoza. De ahí que la patronal haya encargado un nuevo estudio sobre esta conexión con el objetivo de analizar la demanda potencial del corredor ferroviario cántabro-mediterráneo. Es decir, ilustrar con casos concretos la necesidad de modernización de la línea que, además, es clave para el Puerto de Valencia. La previsión es que esté listo en el primer trimestre de 2017.

Se realizará con un doble objetivo: identificar las empresas interesadas en la mejora de la conexión ferroviaria y calcular el volumen de mercancías que podrían llegar a transportar «de acuerdo a unos escenarios temporales con ciertas mejoras en la línea», explicó Navarro. En este sentido, y sobre otra infraestructura clave para la Comunitat como el corredor mediterráneo, el Ministerio de Fomento ha apelado a la falta de interés de los operadores como una de las justificaciones de los retrasos en las obras y de los cambios en el proyecto.

En el caso del tren a Zaragoza los empresarios quieren identificar la potencial utilización del transporte de mercancías si se acometen las mejoras y se suprimen las limitaciones existentes. Unas deficiencias que son «numerosas», como recuerda el presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, José Vicente Morata, que apoyó el estudio de la CEV (al igual que Cierval y AVE, entre otros). Para Morata, que en abril de 201, firmó una declaración con las cámaras aragonesas, «la línea, fundamental para dar servicio a los grandes exportadores y plataformas logísticas de Valencia y Aragón, está en una situación de abandono».