Las Provincias

La Diputación pide a la Generalitat que asuma sus competencias en materia social

César Sánchez, presidente de la Diputación, en una visita al Hogar Provincial.
César Sánchez, presidente de la Diputación, en una visita al Hogar Provincial. / J. P. REINA
  • La institución provincial gasta al año 70 millones de euros en gestionar servicios que por ley no le corresponden

La Diputación Provincial de Alicante exige a la Generalitat Valenciana que asuma las competencias y servicios en materia social que por ley le corresponden y que suponen 70 millones de euros al año en el mantenimiento de la teleasistencia, el Centro Doctor Esquerdo y otros.

El gobierno provincial quiere abrir una mesa técnica con representantes de la Administración autonómica sobre las transferencias de capitales entre ambos organismos teniendo en cuenta la nueva política del Consell que dirige Ximo Puig, que ya lleva tres planes en los que le reclaman fondos propios de las diputaciones: coordinación turística y deportiva; Xarxa Llibres y, ahora, el Fondo de Cooperación Local, el último invento de la Generalitat para repartir fondos desde Valencia, esta vez para municipios y que supondría transferir el 5% del presupuesto provincial al Gobierno autonómico.

La Diputación, ya alejada de los escarceos electoralistas que han marcado el inicio de la legislatura (los actuales responsables tomaron el cargo en junio y se sucedieron las elecciones de diciembre y junio, otra vez), desea abrir una línea de diálogo con la Generalitat «con altura de miras», expresaron fuentes del gobierno provincial. Esta actitud contrasta con los últimos ataques del PSPV provincial, que ayer mismo crítico el uso «propagandista» que hacen los populares de la institución. De hecho, han organizado para el próximo fin de semana una jornada municipal con el director general de la Administración Local, Toni Such, para explicar tanto el funcionamiento de la Diputación como el del nuevo Fondo de Cooperación Local.

Desde el gobierno provincial no se oponen, en principio, a participar en este programa, como tampoco hicieron ya en el Xarxa Llibres, aunque está pendiente el recurso contra el decreto de coordinación turística y deportiva. Pero quieren abrir las conversaciones a todas las transferencias de capital entre ambas instituciones.

Como ejemplo de esta apertura al diálogo con la oposición, desde el gobierno provincial contraponen la actitud de los socialistas con Compromís y su Pla Objectiva, el cambio de criterios en la adjudicación de ayudas municipales. Estudiarán la propuesta de la formación nacionalista: «Tiene aspectos positivos y los valoraremos», indicaron las fuentes consultadas. Por contra, sorprende la actitud de confrontación de los socialistas en esta etapa, ya superada de procesos electorales a la vista. «Nos piden repartir más y, a la vez, quitarnos recursos», dos posiciones contrapuestas. Soplar y sorber, en términos más corrientes.

De ahí que se quiera ampliar el ámbito de las conversaciones a un nivel general de manera permanente hasta alcanzar un acuerdo y evitar toda la crispación que ha mantenido la Generalitat con la Diputación todo este mandato.