Las Provincias

Trabajo multa con 548.000 euros a 85 empresas por siniestros laborales

Agentes de la Policía Local y operarios del Instituto de Medicina Legal trasladan el cuerpo de un operario fallecido, en una imagen de archivo.
Agentes de la Policía Local y operarios del Instituto de Medicina Legal trasladan el cuerpo de un operario fallecido, en una imagen de archivo. / D. Madrigal
  • La Inspección solo impone más sanciones en Madrid, Barcelona y Murcia que en Alicante tras la investigación de 202 accidentes mortales, muy graves y graves

La falta de prevención de riesgos laborales en las empresas que sufren accidentes de trabajo y que son investigadas por la Inspección no les sale gratis a las mercantiles. Aparte del coste que deben asumir el sistema de protección de la Seguridad Social y las mutuas colaboradoras, así como la Sanidad pública ante cualquier siniestro laboral, el gasto directo de las empresas por la vía de la sanción administrativa tampoco es baladí. Aparte de las inspecciones que realizan los técnicos del Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo (Invassat) de la Conselleria de Economía y de los propios inspectores de Trabajo en materia de prevención de riesgos, que también importan pingües multas, las sanciones más cuantiosas se producen en el momento en el que las mercantiles reciben la visita de los inspectores a las horas o días de registrar un accidente mortal, muy grave, grave o leve.

Los funcionarios de la Inspección investigaron el pasado año 202 accidentes en la provincia, de los que 17 fueron mortales, dos muy graves, 105 graves y 78 leves. En base a las actas levantadas, los posteriores requerimientos a las empresas y el dictamen final, la Inspección halló 85 infracciones a la ley vigente sobre prevención de riesgos laborales. En estos casos, impuso multas en grado mínimo o máximo por valor de 548.721 euros. Es decir, cada una de las empresas de la provincia que registraron accidentes y cuya comprobación dio como resultado un flagrante incumplimiento de la normativa fue sancionada con una media de 6.447 euros.

Alicante sigue encabezando en España el fenómeno de la siniestralidad laboral. Ya lo hizo durante los años del 'bomm' inmobiliario, que obligó a la Generalitat y al Ministerio a perfilar planes específicos de prevención, sobre todo en la construcción. Ahora, con la mejora económica y la reactivación del sector residencial y de la rehabilitación, la provincia vuelve a los puestos de cabeza. De hecho, sólo Madrid, Barcelona y Murcia, por este orden, registran más multas a empresas tras la investigación de accidentes. La Inspección sancionó a 451 empresas barcelonesas con 1,6 millones, a 175 madrileñas con 819.000 euros y a 106 murcianas con 805.000 euros.

Además, las empresas alicantinas no quedan bien paradas en la estadística sobre investigaciones de accidentes. Alicante tiene más empresas sancionadas y más volumen de multas que las vecinas Valencia (donde la cifra de pymes es cinco veces mayor) y Castellón.

La Inspección realizó el pasado año 11.552 actuaciones en materia de prevención de riesgos, tanto de modo presencial como telemático. Halló 506 infracciones y se vio obligada a paralizar dos obras o industrias. Es decir, en el 27% de sus actuacioes, o bien paralizó la actividad, o bien multó, o bien requirió a la empresa que se ponga las pilas en el cumplimiento de la normativa. Esas 506 infracciones dejaron al descubierto de modo potencial a 6.000 trabajadores (15.500 en el conjunto de la Comunitat).

En los ocho primeros meses del año 2016, se han registrado en la provincia 9.498 accidentes laborales, lo que significa 928 más que en el mismo período del año anterior. El incremento porcentual es del 10,8%. En el caso de la construcción, la cifra de siniestros ya supera los mil y alcanza 1.049 tras repuntar un 36%, cuatro veces más que la media.

El secretario de la federación de construcción de UGT en Alicante, Adolfo Durán, lleva desde el pasado mes de julio alertando del repunte de la siniestralidad en la provincia. Ahora, tras conocer el resultado de multas tras acciddentes, Durán exige a la Inspección que intensifique las visitas 'in situ' en todos los sectores. «Realiza muchas, pero son totalmente insuficientes», añade. Anuncia que UGT pedirá en la comisión del Invassat más medios de control y también de formación de delegados de prevención. Alerta de que la figura del coordinador de riesgos laborales, obligatoria en las obras, «ya no está presente en el tajo».

Durán aboga por estrechar más la vigilancia a través del plan de trabajo que acaba el 31 de diciembre por el que las empresas incumplidoras y con accidentes recibirán la visita de los técnicos del Invassat y aboga por «implementar nuevas medidas si, como se demuestra, las multas por falta de prevención o tras sufrir un accidente no es suficiente para frenar esta sangría de la siniestralidad que va al alza».