Las Provincias

Intentan secuestrar a un hombre por el robo de 18 kilos de hachís

  • Los tres arrestados por la Policía Nacional alegan que se les acusaba de la desaparición de la droga y que, por ello, decidieron buscar al verdadero ladrón

Un lío entre presuntos narcos y supuestos cacos ha terminado con tres hombres, de entre 24 y 45 años, en el calabozo. El martes pasado, la Policía Nacional detuvo a los sospechosos de querer secuestrar a un cuarto hombre, al que acusaban de haber robado un alijo de 18 kilogramos de hachís. Al parecer, los dueños de la droga acusaban a los reos por la sustracción e, incluso, se encontraban amenazados de muerte. Así que decidieron encontraron a los verdaderos ladrones de la sustancia. Y así sucedió hace dos días, cuando asaltaron a un hombre que se encontraba a las puertas de una bar en el alicantino barrio de San Blas, como detallaron fuentes próximas a la investigación del caso.

Según aducen los detenidos, la víctima del intento del rapto había perpetrado la sustracción de tan abultado alijo junto con otro compinche. Por ello fueron a por él y, según apunta la investigación, trataban de introducirlo en un vehículo, según informaron fuentes de la Comisaría Provincial.

El cabecilla del grupo, quien acumula en su haber un historial de 40 detenciones, ordenó a uno de los hombres que cogiera a la víctima de los tobillos y al otro que acercase el coche al lugar. Una vez estacionado el vehículo al lado del agredido, mientras el conductor abría la puerta, los otros dos trataron de introducirlo contra su voluntad, en volandas.

Sin embargo, el secuestrado se agarró fuertemente al capó del coche que se encontraba al lado, resistiéndose todo lo que pudo al secuestro hasta que llegó la Policía alertada por los testigos.

Agentes de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de Alicante se personaron en el lugar cuando los presuntos secuestradores todavía rodeaban a la víctima, por lo que practicaron los tres arrestos.

Los tres detenidos desfilaron ayer por el Palacio de Justicia para responder ante la autoridad judicial. Los sospechosos negaron querer llevarse de forma ilegal al que acusaban por robar el hachís durante su interrogatorio en el Juzgado de Instrucción número 9 de la capital.

De hecho, según indicaron las citadas fuentes cercanas a la investigación, fueron ellos mismos quienes dieron el aviso al 091 para denunciar lo ocurrido.

La juez en funciones de guardia dictaminó la libertad provisional de los detenidos, aunque se les imputa un delito de detención ilegal en grado de tentativa, cuya pena es de un año entre rejas.