Las Provincias

Puig descarta la tasa turística, pese a suponer un ingreso de 40 millones

Detalle de la playa de Levante de Benidorm a finales del pasado mes de agosto.
Detalle de la playa de Levante de Benidorm a finales del pasado mes de agosto. / A.Domínguez
  • El presidente de la Generalitat frena los intentos de su conseller Soler para obtener recaudación adicional y aboga por abrir el debate sobre el horario de verano

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, aseguró ayer que en 2017 no habrá ninguna tasa turística en la Comunitat Valenciana, al tiempo que abogó por abrir «en serio» un debate sobre el cambio horario y valorar los resultados económicos de esta medida en los distintos sectores.

Puig presidió en Gandía la reunión del Consejo de Turismo de la Comunitat y, tras ser preguntado, dijo que es «evidente» que la fiscalidad está en un «debate permanente». Añadió que «hay que ver» de qué manera consiguen equilibrar los presupuestos y que «sean justos». Pero, en estos momentos, para el año 2017, no va a haber ninguna tasa turística, «y en el futuro, como tasa, creo que tampoco se va a producir», añadió. Este diario ya informó hace justo un año de que que la dirección general de Tributos de la Conselleria de Hacienda había elaborado un informe sobre la posible imposición de esta ecotasa e incluso estimó en unos 40 millones de euros anuales la recaudación. El titular de Hacienda, Vicent Soler, nunca ha descartado en redondo este nuevo canon para obtener ingresos adicionales a las magras cuentas generales de la Generalitat.

Son «debates de financiación de políticas públicas» que están «abiertos», apostilló. Lo que a su juicio no se puede hacer es «lo que ha hecho el PP: Que en España, con una reforma fiscal absolutamente electoralista, lo que ha contribuido ha sido a deshacer las cuentas públicas, a situarnos fuera de mecanismos de control financiero europeo». «Hemos perdido 8.000 millones en una instrumentación absolutamente electoralista impresentable que hizo el PP antes de las elecciones y ahora tenemos un problema y hay que ser responsables», añade. A su entender, las finanzas públicas «deben ser sostenibles», y «no puede pasar lo que ha hecho el PPCV, que nos ha dejado 43.000 millones de euros de deuda y estamos con dificultades para hacer políticas de carácter económico, de incentivo a la producción».

Por otro lado, preguntado por el cambio horario, Puig señaló que éste es un debate «bastante recurrente» en España, porque se tomó una decisión sobre el huso horario después de iniciado el franquismo, que considera que «habría que revisar».

«Abrir el debate, por supuesto que sí. Posicionamiento favorable para mejorar las expectativas de los sectores económicos, por supuesto. Es verdad que tenemos que combinar los distintos sectores productivos y ver si a la industria y a los sectores de la economía les favorece o no» esta medida, añade.

A su juicio, hay que hacer una composición de todos los sectores. «Pero desde luego creo que hay que abrir en serio este debate y nuestro posicionamiento es absolutamente abierto a que se encuentre una solución, porque el cambio de horario está basado en la eficiencia energética, con lo que hay que ver los resultados económicos». Así, se ha preguntado: «¿Qué es más eficiente y que mejoraría las expectativas económicas de la Comunidad, si mantener este horario o ir a un horario que la tarde tenga más horas de sol?». En principio, para el sector turístico cree que es «evidente» que la propuesta de empresarios valencianos de reclamar a las Corts que estudien si el cambio horario es rentable «va por el buen camino» pero recalca que «hay que armonizarla en el conjunto de la economía valenciana».

Propuesta en Les Corts

El PSPV-PSOE y Compromís están impulsando una declaración institucional en Les Corts similar a la aprobada por Baleares, en la que se insta al Gobierno a no retrasar el reloj una hora, como ocurrirá el próximo fin semana, para mantener el horario de verano. Así lo avanzaron ayer en los pasillos de la Cámara valenciana el portavoz del grupo socialista, Manuel Mata, y la diputada de Compromís Isaura Navarro. Confían en un apoyo total.