Las Provincias

Taller clandestino desmantelado en la provincia en una operación desarrollada hace unos meses por agentes de la Guardia Civil.
Taller clandestino desmantelado en la provincia en una operación desarrollada hace unos meses por agentes de la Guardia Civil. / LV

Los inspectores detectan cada día a cinco trabajadores sin contrato

  • Sólo en Madrid se descubre más economía sumergida que en Alicante, por encima ya incluso de Barcelona, y las multas a los empresarios rebasan los 12 millones de euros en el año 2015

La economía sumergida en el plano laboral suma y sigue en la provincia, con crisis o en la fase de síntomas para la recuperación. Un total de 1.747 trabajadores fueron descubiertos por los inspectores laborales de la provincia, bien en sus actuaciones de oficio, bien tras denuncia de una parte (incluidos los sindicatos mayoritarios CC OO y UGT a través de sus delegados en el comité), sin alta en la Seguridad Social y, por tanto, sin contrato. La cifra es la segunda mayor de todas las provincias españolas y a Alicante sólo la superó en el año 2015 Madrid. El sindicato UGT lo califica de «escandaloso y vergonzoso» y pide más actuación oficial contra este fenómeno laboral que se generaliza en toda la provincia y no sólo en los sectores más típicamente manufactureros, necesitados de mano de obra masiva.

Una media de cinco trabajadores al día, incluidos los fines de semana y festivos, fueron 'cazados' por los inspectores de Trabajo y subinspectores de la Seguridad Social el pasado año en el marco de 13.458 actuaciones realizadas en el plan de prevención y lucha de la economía irregular. En esas actuaciones, un total de 2.879 empleadores fueron sancionados con algo más de 12 millones de euros, una cifra que supera ampliamente la registrada por las vecinas provincias de Castellón y Valencia juntas.

El dato de las sanciones administrativas es sólo un indicador de que Alicante sigue siendo la provincia campeona del empleo irregular de la Comunitat. Porque los 1.747 trabajadores descubiertos sin contrato también superan ampliamente los 260 de Castellón o los 1.407 de Valencia.

La Inspección de Trabajo localiza en Alicante ya más empleo ilegal que en la provincia de Barcelona, donde las infracciones por falta de alta en la Seguridad Social sumaron el pasado año 1.713. Sólo Madrid, con 2.699 casos, supera a Alicante en situaciones en las que, como ha relatado en alguna ocasión este diario, grupos de hasta veinte personas huyen por las ventanas traseras de un taller en el municipio de Elda, según una acta redactada por uno de los inspectores. Imágenes que más bien parecen propias del desarrollismo de los años 60 pero que siguen presentes en la industria del calzado alicantino y no únicamente. Según fuentes de la Inspección, este mismo verano se descubrió en un conocido restaurante de la Costa Blanca a un grupo de diez pinches de cocina sin contrato de trabajo, ni siquiera el de prueba. Los cocineros oficiales sí disponían de él.

El desmantelamiento de empleo irregular parece, no obstante, haberse frenado. En el año 2014, los casos fueron 1.971, que supuso una ligera subida desde los 1.881 del año 2013. En 2012, los empleados sin contrato detectados sumaron 2.067. En realidad, la cifra se mantiene prácticamente inalterable en el entorno de los 2.000 casos.

Los inspectores han propiciado en el último año contabilizado 3.517 altas en la Seguridad Social. Se considera empleo aflorado las altas de oficio tramitadas por la Inspección, las altas inducidas tramitadas por empresas como consecuencia de las actuaciones de los inspectores en sus centros y las infracciones por ocupar a extranjeros sin autorización para trabajar. Solo en este apartado, Alicante también está a la cabeza en España (solo la superan Barcelona y Madrid) y en la Comunitat Valenciana. Los inspectores detectaron a 124 extranjeros sin el preceptivo permiso para trabajar y los empleadores fueron sancionados con 1,2 millones de euros.

En una de cada cinco

Además, las infracciones totales a la Seguridad Social el pasado año afectaron a 15.468 trabajadores alicantinos, una cifra que supone casi 1.400 casos más que el año anterior. Aquí se engloba toda la casuística, no solo la falta de contrato de trabajo, sino también la falta de pago de las cuotas o errores y elusiones en la inscripción en la Tesorería. En total, supusieron 19,6 millones de euros en sanciones.

La secretaria de UGT en l'Alacantí-Marina, Yaissel Sánchez Orta, destaca que en el 21% de los controles realizados por los inspectores se halló algún tipo de infracción. Es decir, en una de cada cinco actuaciones de los inspectores y subinspectores a las empresas hubo algún tipo de falta administrativa.