Las Provincias

Los alumnos se echan a la calle en su mayor movilización para detener las reválidas

Miles de estudiantes se manifiestan ayer por las calles de Alicante contra la reforma educativa.
Miles de estudiantes se manifiestan ayer por las calles de Alicante contra la reforma educativa. / Alex Domínguez
  • Los estudiantes dejan las aulas vacías y la Conselleria de Educación, que respalda las protestas, destaca que el 90% de los alumnos de la provincia han secundado la huelga

Los estudiantes de institutos de la provincia han dicho «no» a las reválidas. Y de manera contundente. Las aulas se quedaron ayer vacías con motivo de la huelga convocada en todo el país. Los alumnos alicantinos se echaron a la calle masivamente para mostrar su repulsa a las evaluaciones finales que recoge la Lomce, que afectan a 4º de la ESO y 2º de Bachillerato, y con la que se «juegan su futuro». En los colegios no hubo incidencia.

Las protestas se extendieron por otros rincones de la provincia y miles de alumnos -más de 5.000, según la Policía- se concentraron a las 11.30 horas de la mañana en Alicante (con el respaldo de la Plataforma per L'Ensenyament Públic y sindicatos) para participar en una manifestación que llenó las principales calles de la ciudad de pancartas y lemas contra la reforma educativa del Gobierno central con el objetivo de paralizar unas pruebas, cuyo contenido sigue sin concretarse y que están crispando el ambiente en los institutos. En Elche y a la misma hora también se convocó una movilización en la que participaron un millar de jóvenes.

«Esta es la manifestación en la que más alumnos se han involucrado y muchos vienen por primera vez a una protesta por el caos que tenemos», destacó Alba Sánchez, portavoz de los estudiantes. Alba cursa 2º de Bachillerato en el IES Playa San Juan y cuando empezaron las clases los profesores ya les comentaron que había mucha incertidumbre. «Estamos a final de octubre sin saber a qué nos vamos a enfrentar. El temario se ha extendido muchísimo y dicen que en la reválida va a entrar temario de primero, como Filosofía que en segundo nos la quitaron por la reforma; tendremos que examinarnos de nueve asignaturas, pero no hay nada claro», explicó la portavoz, quien aseguró que los estudiantes «estamos sometidos a mucho estrés y presión, y ya no es que la Lomce nos perjudique, es que no sabemos todavía nada».

Quieren que les dejen estudiar. Este era el clamor de los manifestantes, que están en lucha y que denunciaban que pese a ser el «futuro» les están poniendo cortapisas para seguir formándose. En el día de ayer, y a diferencia de otras huelgas de estudiantes, no se quedaron en casa. «Nuestro futuro no se vende» y «resistencia a la Lomce» eran algunas de las pancartas que mostraban y al unísono exclamaban que «esta reforma la vamos a parar».

Cristina, del IES Las Lomas, e Irene, de la Escuela de Arte, fueron dos de las jóvenes que se desplazaron hasta las escaleras del IES Jorge Juan de Alicante para participar en la manifestación. «Nos están mareando y cada vez lo ponen más difícil para dejarnos estudiar. Que se vaya ya el Gobierno», señalaban. En grupo acudieron estudiantes de 2º de Bachillerato de las Carmelitas que mostraban su preocupación: «Los profesores ni siquiera saben qué darnos y se nos quitan las ganas de estudiar, ¿para qué? Si no sabemos ni lo que tenemos qué hacer». Sus padres les apoyaban en esta manifestación porque «ven que es injusto y estamos aquí no solo por nosotros también por las generaciones que vienen y se verán afectadas».

La Conselleria de Educación mostró ayer su respaldo a las movilizaciones y reivindicaciones de los estudiantes. Según los datos recogidos (con un 60% de institutos consultados en la provincia), entre el 85% y 90% de los alumnos, fundamentalmente de segundo ciclo de la ESO y de 1º y 2º de Bachillerato, secundó la huelga. La jornada terminó por la tarde con una concentración de la Plataforma per L'Ensenyament Públic en la plaza de la Montanyeta de Alicante, donde también participaron sindicatos, profesores y las federaciones de familias.