Las Provincias

Standard &Poor's duda de las cuentas del Consell y deja su deuda como bono basura

  • La calificadora internacional ve irreal que se confíe en una próxima reforma de la financiación autonómica

La agencia internacional de calificación Standard & Poor's (S&P) cuestiona la sostenibilidad de las cuentas del Consell y sigue estableciendo su deuda como 'bono basura'. «En ausencia de un cambio fundamental en el sistema de financiación, los presupuestos de la Comunitat no son sostenibles», afirmó ayer la directora general de Ratings Soberanos y Finanzas Públicas Internacionales en Europa, Oriente Medio y África (EMEA), Myriam Fernández de Heredia. Con estas palabras, pronunciadas antes de reunirse con la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), Fernández reveló cuál es la situación de la economía valenciana, según los métodos de calificación de S&P.

En concreto, señaló que la deuda de la Generalitat se mantiene en BB, un nivel que la entidad considera de marcado carácter especulativo. Por su parte, España se libra del 'bono basura' al alcanzar una BBB-, un escalón de calidad media, aunque con cierta sensibilidad a entornos adversos.

Las principales razones de esta calificación, según señala Fernández, son el elevado nivel de deuda, el desfase entre el gasto e ingresos y el sistema actual de financiación. Pero, sobre todo, incidió en este último factor como clave para revertir los indicadores económicos. Sin embargo, afirmó que dicha modificación se antoja improbable en los próximos dos años, a diferencia del Ejecutivo valenciano, que ha incluido en los presupuestos 1.325 millones de euros ficticios con la idea de un hipotético acuerdo para mejorar la financiación autonómica. «No sé si en los próximos dos años estaremos en grado de alcanzarlo. Lo vemos realmente difícil», soslayó ante los medios de comunicación.

Para constatar la delicada situación de los presupuestos, la experta recurrió a los datos: «La Comunitat tiene una deuda que supera en un 350% los ingresos corrientes y una deuda de 40.000 millones de euros con respecto a un presupuesto que no alcanza los 12.000 millones». Además, matizó que dicha deuda se sostiene gracias a que una buena parte está en manos del Gobierno central.

Ante esta situación, la experta destacó la necesidad de que el Gobierno central acometa una reforma de la financiación autonómica.