Las Provincias

Los estudiantes podrían ir a la universidad el próximo curso con un 4 en la prueba

Los alumnos que terminen Bachillerato este curso deberían obtener una calificación igual o superior a 4 puntos en la evaluación final de esa etapa para acceder a las enseñanzas universitarias oficiales de grado, según fija un borrador de orden que establece las características de esa prueba.

El texto lo publicó ayer el periódico Magisterio (lleva fecha 23 de septiembre), aunque fuentes de Educación especificaron a Efe que «ese no es el documento con el que está trabajando el Ministerio».

Según recuerda la disposición adicional segunda del citado borrador, las dos convocatorias (ordinaria y extraordinaria) de la evaluación final de Bachillerato de este curso solo se tendrán en cuenta para el acceso a la universidad, no para obtener el título.

«El alumnado que finalice sus estudios de Bachillerato en el curso 2016-2017 deberá obtener una calificación igual o superior a 4 puntos en la evaluación final de Bachillerato para acceder a las enseñanzas universitarias oficiales de grado», precisa el texto.

Precisamente la Prueba de Acceso Universitario (PAU), conocida como selectividad, requería sacar un mínimo de un 4 para darse por superada, aunque su suma ponderada con la nota media de Bachillerato debía ser al menos un 5 para optar a la universidad.

En esta primera ocasión no contará la nota de esa prueba para obtener el título de Bachiller, pero sí en los cursos siguientes.

El real decreto que regula estas pruebas, del 29 de julio pasado, establece que, para obtener el título de Bachillerato será necesario una calificación igual o superior a 5 puntos en la evaluación final. Además, la nota del Bachillerato servirá para acceder a la Universidad a partir del curso 2017-2018.

El borrador de orden sobre las pruebas finales de ESO y Bachillerato precisa que la calificación para el acceso a la universidad se calculará ponderando un 40% la calificación de la evaluación final y un 50% la nota media del Bachillerato.

La evaluación final de Secundaria deberá terminar antes del 24 de junio y la de Bachillerato 10 de junio. Las evaluaciones finales de ESO y Bachillerato tendrán una duración máxima de cuatro días, aunque las comunidades con lengua cooficial podrán establecer un máximo de cinco. El documento incluye un apartado de «matrices de especificaciones», que determinan el peso o porcentaje que corresponde a cada uno de los contenidos de las materias que se evalúan.

El texto señala para ambas que se realizaría una prueba por cada una de las materias objeto de evaluación en la etapa correspondiente, constando cada una de ellas de un número mínimo de dos preguntas y un máximo de 15.

El borrador de orden de estas evaluaciones finales está aún pendiente del informe preceptivo del Consejo Escolar del Estado.