Las Provincias

El Consell garantizará a los mayores una plaza residencial cerca de su entorno familiar

Oltra presenta ayer el nuevo plan de residencias.
Oltra presenta ayer el nuevo plan de residencias. / Efe/M. Bruque
  • Igualdad diseña un plan de reorganización del sector ya que hay 3.400 personas en lista de espera por falta de infraestructuras

La Conselleria de Igualdad ha puesto en marcha un plan de reordenación del sector residencial para personas mayores que les garantizará el acceso a una plaza cerca de su entorno familiar, y para ello ampliará las plazas municipales e impulsará un programa para construir nuevos centros.

Así lo anunció la vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, durante la presentación del plan 'Queda't a prop', donde destacó que en la Comunitat hay 3.400 personas esperando plaza y la última residencia de gestión pública que se puso en marcha fue La Florida, en Alicante, en 1997. Durante estas dos décadas, según Oltra, el antiguo gobierno de la Generalitat apostó por un modelo «mercantilizado» en el que «no tenían en cuenta las necesidades de los residentes. Un modelo de accesibilidad pervertido que privilegiaba a unos pocos, un negocio de amigos que se situó por encima de las personas».

Oltra señaló que el Consell no está ejecutando la sentencia del Tribunal Superior de Justicia que declara ilegal el modelo de accesibilidad porque no puede sacar a ninguno de los mayores que ocupan alguna de las 2.158 plazas declaradas ilegales, aunque matizó que cuando vayan vaciándose no se cubrirán.

Además, a lo largo del próximo año se pondrá en marcha un plan de infraestructuras, elaborado teniendo en cuenta las necesidades poblacionales y en el que se incluye la construcción de nuevos centros -cuya cifra no concretó-, y un incremento presupuestario del 11,5% para la mejora y acondicionamiento de centros, hasta alcanzar los 3,1 millones de euros.

El plan de infraestructuras, según explicó la consellera, contemplará un cambio de concepción arquitectónico de las residencias, que serán más pequeñas «y no de 200 personas como las actuales».

Concertación

En la actualidad hay 10.508 personas en residencias sostenidas con fondos públicos y 3.196 que reciben una ayuda para pagar la residencia, aunque existe una lista de espera de 3.400 personas que están a la espera de poder entrar en una y no han podido hacerlo por la falta de infraestructuras en este ámbito.

En los casos en los que las residencias sostenidas con fondos públicos no dispongan de una plaza a menos de 20 kilómetros de distancia, la Conselleria ofertará una prestación de garantía vinculada al servicio para que el usuario pueda permanecer lo más cerca posible de su entorno familiar.

Esta medida implica el establecimiento de un precio público por plaza y beneficiará a las rentas inferiores a los mil euros mensuales, ya que el usuario solo deberá aportar el copago establecido en función de su renta, garantizándole un mínimo de 200 euros al mes para su autonomía, además de las dos pagas extras.

La vicepresidenta también destacó que el plan incluye una colaboración estrecha entre las diputaciones y ayuntamientos que se plasmará a través de la ampliación de las plazas municipales concertadas, que crecerán en 547 centros de día y en 137 en centro diurnos.

El programa aborda la creación del concierto social para las residencias del tercer sector, lo que permitirá que las 1.363 plazas que actualmente gestionan estas entidades pasen del modelo de la subvención al concierto, medida que a su juicio, «incrementa la estabilidad y reduce la burocracia».

Respecto al sector de accesibilidad, a principios del próximo año se procederá a la concertación de un total de 3.300 plazas, a través de un concurso abierto a todas las empresas y con la incorporación de las cláusulas sociales y antimonopolio, en las que se primará la calidad por encima del coste.

Según Oltra, con esta medida cumplirán con la sentencia del Tribunal Superior de Justicia que declaró ilegal el anterior modelo de residencias y se acabará así con un «sistema de adjudicación privilegiado para unos pocos» y se garantizará y favorecerá «la pluralidad del sector».