Las Provincias

«La arrastró por el pelo y golpeó su cabeza con la sartén hasta romperla»

El procesado llega custodiado a la Audiencia Provincial para el juicio, ayer.
El procesado llega custodiado a la Audiencia Provincial para el juicio, ayer. / Álex Domínguez
  • La madre de la mujer de 43 años asesinada presuntamente por su marido en Xàbia relata ante el juez la agresión brutal que sufrió su hija y asegura que llegó a temer por su propia vida

«Oí que discutían por la compra. Él cogió una sartén y mi hija intentó escapar». Esa fue la última vez que la madre de la mujer de 43 años asesinada supuestamente por su marido en Xàbia oyó la voz de la víctima, según relató ayer al tribunal del jurado que enjuicia estos hechos desde el lunes. La anciana, que tiene 82 años y además sufrió recientemente un ictus, ofreció una versión que dista bastante del relato que expuso el lunes el reo. El hombre, de 40 años y nacionalidad marroquí, aseguró ante el tribunal que la víctima se golpeó la cabeza con una mesa fruto del forcejeo y la discusión que ambos mantenían.

«La arrastró por el pelo y la volvió a meter en el comedor», le contradijo la testigo, «y golpeó la cabeza de mi hija muy fuerte hasta que la sartén se rompió». La mujer aguantó como pudo el recuerdo de los trágicos acontecimientos del 1 de marzo de 2015. Según dijo, la pareja discutió por teléfono y la riña se reprodujo cuando el marido llegó a casa. Sin embargo, no esperaba que este empuñara el utensilio de cocina para acabar con la vida de Hanane. La anciana explicó que primero le golpeó en la mano y su hija trató de escapar de la casa arrastrándose, sin éxito, pues el procesado supuestamente la cazó para golpearle la cabeza.

La madre de la víctima gritó que «has matado a mi hija», momento en el que los hijos del matrimonio, que entonces tenían 7 y 12 años de edad, se asomaron y encontraron a la mujer tendida en el suelo sobre un charco de sangre. «Temí por mi vida», aseguró la testigo. No obstante, huyó de la vivienda para pedir ayuda a unos amigos que vivían en una planta inferior en el mismo edificio. Cuando los servicios sanitarios llegaron poco pudieron hacer por la agredida. Sufría un tremendo traumatismo craneoencefálico, por lo que fue trasladada al hospital, donde ocho días más tarde murió.

Al parecer, la pareja discutía desde hacía varias semanas debido a que el procesado deseaba regresar a Marruecos para trabajar. Además, la madre de la víctima precisó que su hija le contaba que el acusado pasaba horas jugando con máquinas tragaperras, así como que no la trataba bien ni a ella ni a los niños. El relato de la anciana hizo aflorar los sentimientos del resto de familiares que se encontraban en la sala de vistas, muchos de los cuales tuvieron que abandonarla por la crudeza de los detalles descritos por la mujer.

El juicio prosigue hoy con las declaraciones de los médicos forenses responsables de la autopsia, quienes podrán arrojar más luz sobre el origen de las lesiones.