Las Provincias

Vecinos del Perellonet convocan una reunión contra la reforma de la CV-500

Tramo de la CV-500 a su paso por el parque natural de la Albufera. :: JUAN J. MONZO
Tramo de la CV-500 a su paso por el parque natural de la Albufera. :: JUAN J. MONZO
  • Entidades y asociaciones culturales estudian medidas de presión contra las obras de la Generalitat en los tramos junto a las pedanías

Los vecinos de las pedanías del sur parecen abrir un nuevo frente al Ayuntamiento de Valencia. Asociaciones culturales, cívicas y entidades de diverso signo se reunirán el viernes en la Cofradía de Pescadores del Perellonet para discutir medidas a tomar contra la reforma de la CV-500 que está llevando a cabo el Ayuntamiento junto a la Conselleria de Obras Públicas de la Generalitat.

El motivo de su enfado tiene nombre y apellidos, o casi: los resaltos. La colocación de unos resaltos en la CV-500 entre Pinedo y el Perelló , así como el estrechamiento de la calzada en la avenida de las Gaviotas del Perellonet, ha levantado las iras de los vecinos, en parte también porque temen que esta medida pueda crear atascos en el interior de la pedanía. Tanto es así que Luis Zorrilla, presidente de la asociación Gaviota Poblado Sud del Perellonet, ha convocado a todas las asociaciones vecinales, entidades cívicas o culturales o residentes en general a una reunión se celebrará el viernes en la Cofradía de Pescadores del Perellonet a las 19 horas.

«Nosotros preferiríamos un radar. Si te llega la multa a casa y tienes que pagar 200 euros por pasarte del límite seguro que no vuelves a ir tan rápido por el pueblo», explica Zorrilla. Su asociación, organizadora de la reunión, acudirá al encuentro con la firme decisión de escuchar qué les parecen las obras que se están realizando en la CV-500 a las distintas entidades antes de tomar cualquier decisión, pero no descartan la lectura de un manifiesto contra las obras o, incluso y si así se decide en la asamblea, medidas más vistosas.

Los vecinos del Perellonet, además, critican que se enteraron de las obras cuando ya habían comenzado. «No nos explicaron nada, ni proceso participativo ni nada. Nada de nada», lamentó Zorrilla, que comentó que los resaltos «se evitan entrando en la zona para viandantes». «La alcaldesa pedánea también se enteró cuando comenzaron las obras y la gente empezó a llamarla enfadada», criticó el presidente vecinal, que confirmó que el pasado jueves acudió a una reunión con la conselleria donde le explicaron parte de las actuaciones que van a llevar a cabo en la carretera.

Pero en el encuentro del viernes también se espera una divergencia de opiniones entre vecinos del Saler y otras entidades, tal como avanzó ayer Zorrilla. Y es que estos trabajos en la CV-500 también contemplan la reducción de la velocidad en el tramo que pasa junto al Saler porque los vecinos de esta pedanía quieren poder acceder al viejo puerto. «Entendemos y compartimos esa reivindicación, pero a lo mejor hay mejores soluciones que no sean reducir la velocidad de 120 a 50 km/h en un tramo tan corto», comentó Zorrilla.

La conselleria y el Ayuntamiento han justificado en repetidas ocasiones esta situación por la necesidad de proteger la fauna que vive en el parque natural de la Albufera. Ejemplares de diversas aves son atropellados con frecuencia en este tramo de la carretera.