Las Provincias

Los puertos de la Comunitat, en la ruta de huida de yihadistas tras el ataque a Mosul

Yihadistas, durante un desfile militar en Oriente Próximo. :: EFE/MOHAMMED SABER
Yihadistas, durante un desfile militar en Oriente Próximo. :: EFE/MOHAMMED SABER
  • Un informe sitúa Valencia y Alicante como zona de paso hacia Europa de radicales «con experiencia en combate»

«Los países europeos se enfrentan ahora a una nueva amenaza, representada por aquellos que están abandonando los frentes en Oriente Medio y emprenden el regreso a sus lugares de residencia. Su regreso no es lo único que representa la amenaza venidera, sino el efecto que estos individuos pueden provocar en los que ahora no se atreven a dar el paso y llevar a cabo acciones hostiles. Un factor añadido que incrementa el potencial peligro de estos voluntarios es su grado máximo de radicalización y, sobretodo, su experiencia de combate». Con este párrafo, la Asesoría de Inteligencia y Consultoría de Seguridad (AICS) pone sobre la mesa uno de los principales riesgos que se ciernen sobre Europa como consecuencia de los ataques emprendidos por una fuerza internacional contra la ciudad iraquí de Mosul, bastión del Daesh: el regreso a nuestro continente de numerosos terroristas huidos de Oriente Medio por el creciente conflicto bélico.

Y en este nuevo tablero estratégico, la Comunitat vuelve a aparecer como parte del sentido «logístico y de recursos humanos» que el Daesh le da a España, como subraya el informe de inteligencia. En «el puente entre el norte de África y Europa Central», los puertos de la región se sitúan como vías naturales de paso para estos radicales. «A la hora de elegir el trayecto, se considera que es mucho más probable la elección de puertos españoles menos saturados en términos de paso habitual desde el norte de África, para utilizar otros en los que la presión policial pueda ser menor. A este respecto destacan los de Alicante, Almería y Valencia», como detalla AICS.

La huida de los yihadistas se produciría principalmente desde puertos de Marruecos (como Tánger Med, Tánger o Nador), así como «también se valora como altamente probable» el uso de los argelinos de Argel, Mostaganem u Orán, estos últimos con conexiones directas con los puertos de Valencia y Alicante.

La elección de los terroristas dejaría de esta manera de lado los puertos de Ceuta y Melilla, los más 'naturales' como vía de salida, pero tremendamente más vigilados por las Fuerzas de Seguridad.

Más allá de los Pirineos

La intención de los radicales que arriben a España por los puertos de Valencia o Alicante no es, sin embargo, quedarse en nuestro territorio. Su objetivo es «alcanzar sus países de residencia más allá de los Pirineos». De hecho, el informe de la única consultoría española especializada en inteligencia y seguridad deja bien claro: «En cuanto a la posibilidad de una acción hostil en territorio español, esta se considera poco probable a medio plazo».

No obstante, la consultora advierte de los riesgos, que nunca se reducen a cero estando el Daesh de por medio. Por un lado, la idílica meta de Al-Andalus que no abandonan los islamistas. «Gran parte del territorio español es visto como la parte del Gran Califato que en su momento fue (época de los Omeyas), lo que le confiere una doble vertiente de territorio a conquistar y al mismo tiempo a proteger.

Desde AICS señalan por otra parte que la gran dispersión de población de Oriente Medio por países europeos «ha favorecido la penetración de elementos radicales que, si bien mantienen la visión de España como Al-Andalus, podrían buscar reivindicar esa involución histórica con alguna acción hostil».