Las Provincias

El PSOE de la provincia cierra heridas y pide mirar al futuro

Los responsables socialistas alicantinos trataron de 'coser' las heridas abiertas el sábado en el comité federal y cerraron filas, a pesar de que los máximos responsables consideran que la abstención no era la mejor opción. Así, el secretario general del PSOE, David Cerdán, apeló a la necesidad de «fortalecer el partido» y el alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri, dio por zanjado el debate y consideró que «ahora más que nunca hay que estar en el partido».

Cerdán, que apoyaba abiertamente ir a terceras elecciones con un nuevo candidato que no fuera Pedro Sánchez, quiso poner el interés el énfasis en el próximo congreso socialista. Más de que de personas, el líder alicantino reclama «construir una receta política y un planteamiento ideológico profundo del PSOE» en aras de «crear un acceso al Estado de Bienestar para clases medias y trabajadoras que lo están perdiendo».

No quiso hacer leña del árbol caído y, aunque reconoció que se encontraban en una «posición débil», cargó contra Podemos: «Podían haber hecho algo, apoyar a Pedro Sánchez y no lo hicieron».

Por su parte, Gabriel Echávarri también pidió unidad en el partido «para reconstruirlo entre todos» y atacó a Podemos: «No hay otra opción en la izquierda», porque el PSOE es «la única que transforma la realidad», mientras que «las demás izquierdas no cambian nada».

El diputado socialista Julián López Milla aseguró que el partido tomó la «decisión menos mala» entre dos opciones muy negativas y confía en que el trabajo parlamentario «dé sus frutos».