Las Provincias

El general Ballesteros. :: monzó
El general Ballesteros. :: monzó

«La derrota es mal padre y el Daesh ya está perdiendo la guerra del reclutamiento»

  • Miguel Ángel Ballesteros Director del IEEE

«Si alguien conoce otra forma de derrotar al Estado Islámico que no sean las armas, que la diga. Pero el ataque de 70.000 hombres contra Mosul, con la legalidad de una resolución de la ONU y la legitimidad de 60 países integrando esa coalición internacional, es la única forma de retirar al Daesh del territorio en el que se asienta y cortar su financiación». El general de brigada Miguel Ángel Ballesteros Martín no sólo es diplomado en Investigación Operativa por la Universidad de Valencia, profesor en el máster de prevención del terrorismo de la Universidad Rey Juan Carlos o autor 25 libros. Sobre todo es director del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), una de las 'almas mater' del Ministerio de Defensa en seguridad e inteligencia internacional. Y su interpretación de la ofensiva militar contra el bastión del Daesh en Irak no se ciñe sólo a términos militares: «Las redes sociales han sido su gran baza, su herramienta más poderosa. Han podido reclutar a unos 10.000 europeos y a 20.000 yihadistas en todo el mundo. Pero la batalla sobre Mosul está acabando con su fama. La derrota es mal padre y el Daesh ya está empezando a perder la guerra del reclutamiento».

Ballesteros, quien ayer ofreció una conferencia en Valencia para el Club de Encuentro Manuel Broseta, quita peso a la importancia de la Comunitat como punto estratégico para el yihadismo. «Los 16 detenidos en los últimos cinco años no son llamativos frente a los cientos que ha habido en toda España, no es una conclusión científica», detalla el general de brigada. Tampoco estima el experto que haya que conferir un peso clave a la Comunitat como ruta de ida o venida de terroristas del Daesh: «España es la puerta más cercana, pero no es la más sencilla. La conexión entre Libia e Italia acaba siendo la más utilizada».

La toma de Mosul cercenará «los 480 millones de dólares» que los yihadistas controlan tras hacerse con el Banco Central o las ganancias que obtienen vendiendo el 40% de las cosechas de Irak o el 1,5 millones diarios con la transacción de petróleo. «La guerra a veces se convierte en inevitable», subraya el director del IEEE, quien considera «la prueba de un fracaso porque la comunidad internacional no acabara con el problema cuando era menor». Dar una solución a los «11 millones de desplazados y refugiados» es otro reto inaplazable para el general.