Las Provincias

Recogen 300 kilos de basuras contaminantes al limpiar el litoral de Cullera

  • El Club de Buceo El Delfín, que ha realizado la labor de forma altruista, ha incluido no sólo el fondo marino, sino también el acantilado del faro y el islote de la Peñeta del Moro

Alrededor de dos centenares de personas, entre equipos de buceo y ciudadanos voluntarios, han participado en la limpieza del litoral marítimo de Cullera, de donde han sacado unos 300 kilos de basuras, entre ellos objetos altamente contaminantes como baterías de coches y plásticos.

Fuentes del Club de Buceo El Delfín de Cullera han informado que la limpieza, realizada de forma totalmente altruista y desinteresada, ha incluido no sólo el fondo marino, sino también el acantilado del faro y el islote de la Peñeta del Moro.

Si esta limpieza, realizada el domingo en Cullera, hubiera sido realizada por profesionales el coste estimado hubiera sido de unos 20.000 euros, han indicado las fuentes.

Además de los integrantes del Club Delfín, han participado buceadores llegados de Madrid, Albacete, Bilbao y de diversos puntos de la Comunitat Valenciana, así como ocho embarcaciones y tres motos acuáticas.

En esta iniciativa han participado también numerosos voluntarios de Cullera, entre ellos familias enteras que han realizado la limpieza terrestre y los concejales de Medio Ambiente, Hugo Font, y de Deportes, Javier Cerveró. Se ha contado igualmente con la colaboración de Guardia Civil, Policía Local y Protección Civil.

Según el presidente del Club Delfín, Óscar Pellicer, se han recogido varios centenares de kilos de basuras y desperdicios, la cantidad más elevada de los últimos años, ya que por primera vez se ha realizado en octubre, una vez terminada la temporada estival, en vez de abril de ediciones anteriores.

Los residuos recogidos han llenado completamente una embarcación entera y parcialmente otras tres de apoyo, según ha resaltado Óscar Pellicer.

Entre los elementos más contaminantes recogidos del fondo marino se encuentran plomos de pesca, baterías de coche, ruedas, sedales con anzuelos, cañas de pescar, bolsas y botellas de plástico, tuberías de PVC, material de construcción, sombrillas, latas metálicas, zapatillas, ropa, capazos,

En la zona terrestre del acantilado del faro, donde se encuentra una micro-reserva del limonium, se han recogido latas, bolsas de plástico, botellas de cristal, jeringuillas, preservativos usados, pañales, gafas de sol, cepillos del pelo

Pellicer ha resaltado la necesidad de conseguir una mayor concienciación medioambiental para que los ciudadanos sean respetuosos con el entorno marino y no arrojen todo tipo de residuos al mar.

Ha comentado también que la contaminación y la presión urbanística está terminando con la vida submarina en el litoral de Cullera, lo que hace peligrar la continuidad de algunas especies marinas, como la clóchina de "criançó" (esquilmada por pescadores furtivos) y los caballitos de mar.