Las Provincias

Una juez pide a la Audiencia que decida si le compete un caso de maltrato a un bebé

El banquillo de los acusados tendrá que esperar. Los padres procesados por maltratar de forma habitual a su bebé de tan solo tres meses de edad no podrán ser juzgados hasta que la Audiencia Provincial resuelva la abstención planteada por la magistrada que debía dirigir la vista oral por el presunto calvario al que sometieron a la criatura. Seis años han transcurrido ya desde que el matrimonio de Torrellano acudió al Hospital General de Alicante por la inflamación en el brazo del pequeño, donde detectaron los síntomas de agresión.

El pequeño padecía al menos media docena de fracturas y lesiones de origen violento según los facultativos, causados por el síndrome de los huesos de cristal según sostiene la defensa de los reos. El Ministerio Público no alberga dudas al respecto de lo sucedido y reclama sendas penas de 18 años de prisión para los progenitores por un delito de maltrato habitual y tres delitos de lesiones. Además, solicita la retirada de la patria potestad y ocho años de alejamiento del pequeño. Así lo detalla en su escrito provisional de acusación en el que describe que las fracturas « son de origen traumático, siendo las metafisarias distales en extremidades inferiores características de traumatismo por arrancamiento, es decir, estiramiento con fuerza de extremidades».

El juicio por estos hechos, que se remonta a octubre de 2010, debía celebrarse el 13 de octubre pasado. Sin embargo, la magistrada sostiene que su participación como miembro del tribunal que resolvió una apelación de este procedimiento podría suponer «causa legal de abstención». Por lo que parece no haber forma de celebrar una vista que ya se vio postergada en julio del 2014 por una formalidad.

Concretamente, la juez manifiesta en su escrito remitido a la Sección Séptima de la Audiencia, desplazada en Elche, que resolvió el recurso desestimatorio planteado contra el auto de transformación de las diligencias previas en procedimiento abreviado (acto que también se conoce como procesar a los encausados) por parte del Juzgado de Instrucción 5 de la ciudad ilicitana.

La Fiscalía les atribuye graves delitos a los padres, a quienes acusa de haber «ocasionado ellos mismos» y con «ánimo de menoscabar la integridad física» del menor «múltiples fracturas», como sostiene el representante del fiscal en su escrito provisional de acusación. E insiste en los dictámenes de los médicos forenses quienes consideran que las lesiones, que presentaban diferentes estados de evolución, fueron provocadas de tal forma que indican «maltrato infantil».

El bebé, que era el primer hijo de la pareja, permaneció hospitalizado unos diez días y, a continuación, la Conselleria de Bienestar Social se hizo cargo de su tutela hasta que lo dio a una familia de acogida tras el descubrimiento del presunto maltrato en el Hospital General de Alicante.

Desde entonces, el matrimonio ha negado las agresiones y en todo momento han alegado desconocer el origen de las fracturas de los pequeños huesos. Su defensa apunta al mal de los huesos de cristal, una enfermedad rara denominada osteogénesis imperfecta que provoca una debilidad extrema en los huesos por culpa de la carencia de una proteína. No obstante, y pese a que han transcurrido seis años desde entonces, deberán aguardar a que el tribunal provincial resuelva la abstención de la juzgadora antes de sentarse en el banquillo.

La duda reside en si desfilarán ante la magistrada del Juzgado de lo Penal 2 de Elche o la Audiencia decide designar un nuevo juzgador.