Las Provincias

Los fondos de inversión extranjeros ponen sus ojos en bodegas de la provincia

Dos trabajadores agrícolas durante la última campaña de recogida de la uva.
Dos trabajadores agrícolas durante la última campaña de recogida de la uva. / EFE / R. M.
  • El presidente del Consejo Regulador de la DO, Antonio Miguel Navarro, asegura que acompaña la «alta calidad de los vinos y la demanda al alza en EE UU, China y Alemania»

El vino de Alicante, famoso no solo por el insigne Fondillón de Monóvar, está en auge y lo ha olisqueado el siempre inquieto sector de los fondos de inversión extranjeros, ávidos de realizar operaciones rentables en tiempos en los que la rentabilidad del dinero está en mínimos históricos.

El presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Vinos de Alicante, Antonio Miguel Navarro, explica que en las últimas semanas se está recibiendo en dicho organismo peticiones de información de inversores (también nacionales) para adquirir bodegas en funcionamiento o incluso para crear nuevas y saber qué requisitos deben cumplir con la entidad que controla la calidad y que depende de la Conselleria de Agricultura.

«El vino de Alicante sigue siendo altamente reconocido, porque hay empresas familiares muy acreditadas como la de Enrique Mendoza de l'Alfàs o Volver de Pinoso, por lo que hay gente dispuesta a invertir importantes sumas de dinero», añade Navarro. Pone como ejemplo de la apuesta que realizan los capitalistas en los últimos meses la puesta en marcha de la nueva empresa Bodegas Monóvar a cargo de MG Wine, tras la adquisición que hizo la empresa vinculada al empresario alicantino Luis Miñano (Helisureste) de la Bodega Salvador Poveda.

Este empresario, que ha diversificado en el mundo del vino, del que «se siente un enamorado», según el Consejo Regulador, ya adquirió hace dos años a la familia Castaño la Bodega Sierra de Salinas que embotella y comercializa la ya famosa marca Mo, que ha sido por segundo año consecutivo elegido de los mejores vinos de España en relación calidad/precio según la guía del experto Joan Martí, destaca Navarro. Además, el grupo GM Wine también se quedó con la bodega Casa Corredor, pese a que ya disponía de otras dos bodegas en otras DO de España como son el Bierzo y Bullas, en la vecina Murcia. La nueva Bodegas Monóvar ya ha sido registrada y acreditada por el Consejo Regulador.

El presidente del ente dependiente de la Generalitat elude ofrecer nombres concretos de fondos de inversión o inversores particulares «por cuestiones de la confidencialidad, porque están las negociaciones en marcha y algunas a punto de cerrarse». Pero asegura que culminarán operaciones muy importantes y millonarias en los próximos meses.

En el momento dulce que viven los caldos alicantinos, cada vez comercializados menos a granel y más embotellados, también interviene el hecho de que el mercado chino ha incrementado de forma exponencial la demanda hasta el punto de haber desbancado ya a Alemania como segundo mejor cliente de la DO Alicante.

De enero a mayo, tal y como desveló este verano el IVACE, se había producido un fortísimo repunte del 96% de la venta de vino de Alicante al gigante asiático. Ya concentra el 20% de la exportación de los famosos caldos del Vinalopó y la Marina Alta. El pasado año, también fue el mercado chino el que más creció entre los clientes internacionales de la DO Alicante. Fueron facturados 479.635 litros, lo que se traduce en nada menos que 607.442 botellas y supuso ya un fuerte repunte del 50% hasta consolidar un negocio de 2,5 millones de euros.

Hay bodegas alicantinas que llevan dos o tres años apostando muy fuerte, con promociones propias, por el mercado chino, como por ejemplo Bocopa, Francisco Gómez, las cooperativas de Villena y El Pinós, El Sequé o Enrique Mendoza, así como Vinessens. Los inversores tampoco son ajenos al buen grado de penetración del vino alicantino en EE UU, el principal mercado exportador, que concentra el 23% del vino exportado de enero a mayo. Y es un mercado que sigue creciendo. En total, la venta exterior en cinco meses creció un 22% hasta representar 8 millones de euros en facturación. Tras EE UU y China, Alemania es el gran consumidor de vino alicantino.

La presente campaña vitivinícola, además, acompaña para que cristalicen esas operaciones de compraventa o de ampliación de capital en algunas bodegas alicantinas. Antonio Miguel Navarro asegura que «la calidad este año del vino es extraordinaria, con la potencia de perfumes de uvas de tamaño reducido y con un color muy bueno», añade el presidente de la DO.