Las Provincias

El repunte de siniestros en la construcción cuadruplica la media y activa las alarmas

Un momento de la atención urgente de los servicios sanitarios a un herido en el marco del simulacro celebrado hace dos días en la fábrica de aluminio.
Un momento de la atención urgente de los servicios sanitarios a un herido en el marco del simulacro celebrado hace dos días en la fábrica de aluminio. / Álex Domínguez
  • La directora general de Trabajo de la Generalitat, Cristina Moreno, admite su preocupación tras sumar hasta agosto más de mil accidentes, pero lo achaca a la reactivación del sector y a la relajación

La accidentalidad laboral sigue desbocada en la provincia de Alicante y la Autoridad Laboral de la Comunitat Valenciana es plenamente consciente de ello, tal y como admite a este diario la directora general de Trabajo, Cristina Moreno. Más descontrolado está el repunte que sufren los siniestros en un sector muy concreto, el de la construcción, que ya tuvo que ser objeto de planes de choque especiales y sistemas de 'bonus-malus' por parte de la Administración durante la última burbuja inmobiliaria. Tanto es así que el aumento de accidentes en el sector del ladrillo y el hormigón de la provincia cuadruplica la media de todos los sectores. La luz de alarma se ha vuelto a activar.

En los ocho primeros meses del año, el último dato disponible y suministrado por el Ministerio de Trabajo, se han registrado en la provincia 9.498 accidentes laborales, lo que significa 928 más que en el mismo período del año anterior. El incremento porcentual es del 10,8%. En el caso de la construcción, la cifra de siniestros ya supera los mil y alcanza 1.049 (hasta mayo ya había preocupación en la Conselleria de Economía Sostenible porque se estaba a punto de llegar a 700). El aumento es mucho mayor que la media de todos los sectores, nada menos que del 36%. Este repunte prácticamente se mantiene invariable con el paso de los meses desde la pasada primavera.

Se trata de accidentes con baja en centro laboral, a los que habría que sumar los siniestros 'in itinere'. En declaraciones a este diario, la Autoridad Laboral de la Comunitat Valenciana, Cristina Moreno, que es directora general de Trabajo, admite abiertamente su «preocupación». Liga el repunte de la siniestralidad laboral, muy fuerte y desbocado a todas luces en el sector de la construcción, con la reactivación de la actividad residencial por el tirón de la demanda de extranjeros en la Costa Blanca y también lo vincula con la «relajación» en la implementación y aplicación de las medidas de prevención de riesgos laborales por parte de algunos empresarios.

Cuarenta cada día

La dirección de Trabajo está preocupada porque haya 928 accidentes laborales más este año (falta por conocer septiembre y octubre que acaba), lo que supone que hay cuatro más cada día desde que ha empezado el año que en 2015. Es decir, de los cuarenta accidentes que se registran en los centros laborales de la provincia cada día (incluyendo fines de semana y festivos), cuatro de ellos son nuevos, lo que supone ese 10% de incremento. Alicante supera ampliamente el repunte que registra la accidentalidad laboral en el conjunto de España, con un 7,4% tras totalizar 21.784 siniestros más.

Otro dato que tampoco pasa desapercibido para la Autoridad Laboral ni para la Inspección de Trabajo de Alicante (que cuenta con una unidad 'ex profeso' de lucha contra el incumplimiento de la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo) es el del aumento de los siniestros con resultado de muerte en jornada en centro laboral. Se ha pasado de 7 a 11, es decir, cuatro más, mientras que en Valencia el aumento es de solo un fallecido más y en Castellón se reduce la cifra en tres. Pero es que, además, la provincia registra 78 siniestros catalogados como graves, que en muchos casos comportan amputaciones de miembros, según el Invassat. Los sectores que, junto a la construcción, más accidentalidad de todos los tipos registran son agricultura, industria manufacturera, comercio al por mayor y hostelería. Con la particularidad de que solo la agricultura consigue reducir las cifras ligerísimamente. En el caso de la industria manufacturera (en la que se incluye al calzado) se pasa de 1.389 a 1.446 siniestros; el comercio al por mayor pasa de 1.439 a 1.575 accidentes; y la hostelería de 1.049 a 1.212 partes de baja.

La mayor accidentalidad en la construcción (por encima de 1.000) se registra, además de en Alicante, en las provincias de Málaga, Sevilla, Islas Baleares, Las Palmas, Barcelona, Valencia y Madrid.