Las Provincias

El maestro denunciado por los insultos al torero Víctor Barrio se niega a pedir perdón

El maestro Vicent Belenguer (derecha), acompañado por su abogado, ayer, en el fallido acto de conciliación en el juzgado de instrucción 3 de Paterna. :: irene marsilla
El maestro Vicent Belenguer (derecha), acompañado por su abogado, ayer, en el fallido acto de conciliación en el juzgado de instrucción 3 de Paterna. :: irene marsilla
  • El vecino de Paterna se aferra a su inocencia y se enfrentará ahora a una querella por injurias mientras un juez pide a Facebook que aclare si escribió los mensajes

Vicent Belenguer era, hasta ahora, un rostro vinculado a un 'pantallazo' de Facebook y relacionado con unos deleznables insultos al malogrado torero Víctor Barrio. Pero ayer el maestro residente en Paterna se materializó en carne y hueso, bufanda, gorra y gafas de sol, para asistir a un fallido acto de conciliación celebrado en los juzgados de la localidad a propuesta de la familia del difunto diestro. En esta comparecencia, el docente guardó silencio y, a través de su abogado, negó ser el autor de esos mensajes, por lo que tampoco pidió perdón como deseaban los afectados.

Con el infructuoso y cortísimo acto en los juzgados de Paterna se pone punto final a un posible acuerdo extrajudicial y se avecina así una querella por injurias contra Belenguer que los parientes del torero interpondrán, en breve plazo.

El caso se inició tras la trágica muerte del diestro segoviano por una cogida el pasado 9 de julio. Una serie de usuarios de Facebook y Twitter, algunos escondidos bajo seudónimos, vertieron mensajes celebrando el fallecimiento, entre ellos el atribuido a la cuenta de Vicent Belenguer.

Al dolor por la pérdida, los familiares de Barrio sumaron el daño de esos textos hirientes avanzando imparables por la red. Emprendieron acciones legales a través de los abogados de la Fundación del Toro de Lidia (FTL), que también actuará como acusación popular si finalmente los autores acaban juzgados.

Inicialmente pusieron una denuncia ante la Policía Nacional por injurias, amenazas y calumnias. A partir de ahí, un juzgado madrileño ordenó abrir unas diligencias previas. Los afectados se referían en su escrito a una docena de perfiles sociales de internet. Las pesquisas policiales pusieron nombre, apellidos y dirección a ocho de ellos y al valenciano.

Para este último caso, la familia del diestro propuso el acto de conciliación, un intento de acuerdo entre partes que se celebró ayer al mediodía en los juzgados de Paterna ante la presencia de numerosos medios de comunicación. Belenguer quiso pasar desapercibido y llegó ataviado con gorra, gafas de sol y bufanda, flanqueado por familiares y amigos.

En realidad, su presencia no era obligatoria y la audiencia, pública. Pero allí estaba el demandado. Ya en presencia de la letrada de la Administración de Justicia, el maestro dejó a un lado gafas y bufanda, pero mantuvo la gorra. La familia estuvo representada por los letrados Antonio Valverde y Teresa Sáenz, del gabinete Cremades &Calvo Sotelo.

Sus exigencias, fueron tres: una muestra de arrepentimiento, una rectificación pública de los insultos y una indemnización de 30.000 euros para la viuda del torero y sus padres. Pero el maestro se aferró a su inocencia. No por su boca, sino por la de su abogado, José Carlos Prieto: «No se aceptan los hechos y tampoco asumimos los restantes puntos». La letrada de la Administración de Justicia recordó que eso podría acarrear consecuencias penales y así lo asumió el paternense.

Punto final al acto de conciliación en no más de cinco minutos. «Tan pronto nos sea notificado el decreto de la comparecencia de hoy, interpondremos la correspondiente querella por delito de injurias», advirtió la abogada Teresa Sáenz-Díez.

Mientras, el abogado de Belenguer insistió en que su cliente «no admite su culpabilidad al asegurar que su cuenta de Facebook fue 'hackeada'», es decir que no escribió esos mensajes y debió hacerlo algún intruso virtual. Presentó una denuncia ante la Policía Nacional «pero no tenemos constancia de avances en la investigación», dijo. El juzgado madrileño ha solicitado a Facebook que aporte información sobre la actividad informática en la cuenta de Belenguer para saber si fue realmente el autor.

Además, existe otra querella contra el hombre que la familia y la fundación interpusieron el lunes en Sepúlveda por incitación al odio. Tanto por los mensajes contra el diestro fallecido como por otro que presentumante escribió Belenguer en la misma red social en 2015, en esa ocasión contra Fran Rivera. Otra acción legal similar impulsada por el abogado castellonense Vicente Balaguer ha sido archivada por un juzgado de Paterna, pero el letrado ha recurrido esta decisión, convencido de que los mensajes vertidos contra Barrio y su familia pueden enmarcarse en este delito.