Las Provincias

El Consell vuelve a incluir 1.325 millones de euros ficticios para cuadrar sus cuentas

Mónica Oltra se dirige a la rueda de prensa posterior al Pleno del Consell de ayer.
Mónica Oltra se dirige a la rueda de prensa posterior al Pleno del Consell de ayer. / EFE / J. C. Cárdenas
  • Mónica Oltra justifica la aprobación de la partida en los presupuestos de 2017 en reivindicar una mejor financiación

El Consell continúa con su pulso al Gobierno central. El Ejecutivo valenciano aprobó incluir en los presupuestos de 2017 la partida ficticia de 1.325 millones de euros que ya introdujo en los del presente año con el fin de reivindicar una mejora en la financiación autonómica.

La medida que dio a conocer ayer la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, como reivindicación de la financiación «constitucional» que le corresponde a la Comunitat, ya la avanzaron tanto el presidente Ximo Puig como el conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, el pasado mes de agosto. El objetivo de repetir la argucia de incluir los 1.325 millones de ingresos ficticios inyectados por el Estado es cuadrar los presupuestos.

La Generalitat repite así una jugada que le salió mal este curso. Tuvo que renunciar en julio a la cantidad que 'pintaron' en los presupuestos cuando el ministerio de Hacienda que dirige Cristóbal Montoro le trasladó al Gobierno valenciano que, o retiraba los más de 1.300 millones de su previsión de ingresos o no le aprobaba el plan de ajustes, el documento que permitió desbloquear la llegada del dinero del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). Quitarla supuso un incremento de la deuda de la región por esa cantidad.

La inclusión de esos 1.325 millones en el apartado de ingresos de los presupuestos de la Generalitat de 2016 se convirtió en la medida estrella de las cuentas para el actual ejercicio. Después de que el último presupuesto del PP valenciano incorporara unos ingresos extra de 1.300 millones provenientes del fondo de competitividad que tampoco se concretaron -y que fueron ampliamente criticados por PSPV y Compromís-, el Gobierno valenciano formado por estos dos partidos hizo algo más grave si cabe, toda vez que la llegada de esos fondos se fiaba a un hipotético acuerdo para mejorar la financiación autonómica que, obviamente, no se ha producido.

«Lo que vamos a hacer en el Presupuesto es traducir en números una realidad económica y una realidad de reivindicación de una financiación que no es constitucional, porque no nos da la suficiencia financiera que la Constitución mandata», explicó la vicepresidenta. Oltra señaló que el Consell «se niega a congelar por tercer año consecutivo» los Presupuestos de la Generalitat, dado que se espera que la actividad económica en la región crezca un 5,5 por ciento. Indicó, repitiendo las palabras del conseller Soler el pasado jueves en Les Corts, que si la economía mejora también deben mejorar los valencianos, por lo que no permitirán que los datos macroeconómicos se queden «sobre el papel». Recordó que el Consell que la infrafinanciación valenciana ha estado acreditada por la comisión de expertos designada por todos los grupos parlamentarios, que fijó en 2.464 millones la cantidad necesaria para poder equipararse a la media estatal.

Por los valencianos

Oltra precisó que la inclusión de esa partida supone mostrar «una intención política», y es que ante el crecimiento económico y la previsión de que esta Comunitat crezca incluso por encima de la media nacional, eso se refleje en los Presupuestos, al igual que la reivindicación de una financiación constitucional. La portavoz del Consell afirmó que se trata de una decisión política que tiene que ver con los derechos de los valencianos, «que no tienen por qué ser menores que los derechos del resto de españoles».

La portavoz del Ejecutivo insistió en que en la Comunitat hay cinco millones de españoles «que quieren ser como el resto, y ya está. No queremos que nos independicen de España a nivel fiscal». La reivindicación de esa financiación tiene ahora un apoyo «incluso más sólido» que el año pasado, según Oltra, porque las previsiones de crecimiento son mayores, y en el caso de la Comunitat Valenciana se espera que crezca por encima de la media española.

Un Consell «irresponsable»

El portavoz de Ciudadanos en Les Corts, Alexis Marí, consideró que el Consell «demuestra de nuevo su irresponsabilidad» al incluir por segunda vez los más de 1.300 millones ficticios para compensar la infrafinanciación en los Presupuestos de la Generalitat de 2017.

En un comunicado, reconoció que la Comunitat «sufre las consecuencias de estar infrafinanciada», pero subrayó que la Generalitat «no puede escudarse ni excusarse eternamente tras ello para no gestionar».

En este sentido, el síndic de C's considera que el Consell «engaña a los valencianos» y, en su lugar, apuesta por «medidas de eficiencia y gestión para recortar el gasto superfluo», frente a las «trampas camufladas a las que acostumbra» el gobierno del tripartito.

A juicio de Marí la decisión de añadir una vez más esta partida es «irresponsable» puesto que, ha recordado, «si el dinero no llega, como no va a hacerlo en 2016, se incumplirá el objetivo de déficit, y con esta trampa solo se conseguirá que haya que volver a recurrir al FLA para poder hacer frente a los pagos».