Las Provincias

La agencia Fitch mantiene la deuda de la Comunitat Valenciana con aprobado bajo y perspectiva estable

  • El perfil económico de la región es «más débil» que en el conjunto del país y esta situación será difícil de revertir «si no cambia el sistema de financiación»

La agencia de calificación de riesgo Fitch mantuvo ayer la calificación de la deuda a largo plazo de la Comunitat Valenciana en «BBB-», un aprobado bajo a tan sólo un peldaño del «bono basura», y considera que presenta una «perspectiva estable». La agencia ha evaluado, además, la deuda a corto plazo con una calificación de «F3». Desde Fitch explicaron que mantienen la misma nota de aprobado bajo para las demás comunidades autónomas españolas, y añadieron que monitorizarán el debate sobre el apoyo del Estado a la liquidez de las autonomías.

La calificación de la deuda en la Comunitat Valenciana se basa, detallaron desde la agencia, en las expectativas sobre el apoyo del estado a las comunidades, y tiene en cuenta factores que contribuyen a mejorar la liquidez de las regiones y a reducir la probabilidad de que exista deuda. Estos parámetros incluyen la Ley de Estabilidad Presupuestaria, entre otras, así como el acceso a mecanismos de apoyo estatal como el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y el Fondo de Facilidad Financiera (FFF).

A juicio de Fitch, el acceso de la Comunitat al FLA seguirá estando asegurado en 2016 y 2017 para la Comunitat Valenciana.

Además, desde la agencia de calificación recordaron ayer que el 77 % de la deuda con la que la Comunitat cerró el año 2015 fue financiado a través de mecanismos de ayuda estatal, lo que es una muestra del «fuerte apoyo» del Gobierno central. En este sentido, consideran que el Gobierno ratificó su apoyo financiero el 23 de diciembre de 2014, cuando «introdujo más medidas» para aligerar la deuda de las comunidades autónomas, incluyendo préstamos de interés cero en 2015, con lo que los intereses de la deuda decrecieron, una previsión que Fitch mantiene para 2016.

En cuanto al FLA, recordaron que en los dos primeros trimestres de 2016, la ayuda procedente de este fondo se retrasó por «la incertidumbre política en el gobierno central» si bien los desembolsos del tercer y cuarto trimestre han sido «puntuales». Además, Fitch indica que sin la ayuda del Gobierno central la presión sobre el servicio de la deuda habría sido más alta, ya que la utilización de los fondos provenientes del Estado han facilitado parte de los pagos.

Desde la agencia destacan que la Comunitat tiene un «perfil económico más débil» que el conjunto de España, y vaticinan que esta debilidad será «difícil de revertir en el corto y medio plazo, a no ser que haya un cambio significativo en el sistema de financiación». «La Comunitat, en 2014, recibió un 14 % menos de financiación per cápita que la media de las otras 14 regiones españolas bajo el régimen común, y confía en una reforma del sistema de financiación para cubrir este hueco», aseguraron, si bien han matizado que los recursos aportados a la Comunitat han crecido y continuarán haciéndolo en 2017.