Las Provincias

La exportación alicantina vuelve a dar signos de debilidad por el calzado

Detalle de un expositor de la última feria Co-Shoes celebrada en IFA.
Detalle de un expositor de la última feria Co-Shoes celebrada en IFA. / Matías Segarra
  • Las ventas exteriores de la provincia se desploman por sexto mes consecutivo y la industria del zapato lleva ya 200 millones de euros menos de facturación

El mercado exterior sigue dando disgustos a la industria alicantina, incapaz de revertir una tendencia a la baja iniciada al final del primer trimestre del año. Es decir, desde marzo hasta agosto, las exportaciones de la provincia han registrado caídas. La última en agosto, con un 5,8% menos de negocio. El mayor lastre sigue siendo el principal sector exportador, el calzado, que ha perdido ya unas ventas de 200 millones de euros y que sigue sin acertar a analizar qué está pasando en el mercado francés, el motivo de su principal desplome.

Bien es verdad que, según fuentes de la patronal Avecal, la venta exterior en agosto se retrae todos los años. Pero la caída ha sido muy notable en este ejercicio, con un 25,3% menos de facturación. En el acumulado del año, los zapateros del Vinalopó han vendido 896 millones de euros, frente a los 1.095 del año anterior. Una diferencia de 200 millones de euros que va engrosando mes a mes. Desde inicios de año, el negocio exterior del calzado ha perdido ya un 18% de ventas.

La actividad hortofrutícola también se está viendo afectada. Retrocede un 5,4% en agosto y un 8% desde principios de ejercicio. Aun así sigue siendo el segundo capítulo aduanero con más negocio en Alicante, pues suma 292 millones de euros este año. Los siguientes capítulos con más volumen no se han visto afectados por esas caídas de calzado y frutas frescas. Así, las materias plásticas y sus manufacturas suponen un 7% más tras totalizar 221 millones; las legumbres y hortalizas registran 213 millones de facturación tras crecer un 17% pese al veto ruso; y las conservas de verdura y fruta suponen 171 millones con un 23,3% más. El aluminio y sus manufacturas también e reducen un 3,4% pese a suponer 147 millones hasta agosto.

Los exportadores alicantinos vendieron al exterior productos por valor de 339,1 millones, frente a las compras a otros países, que crecieron hasta los 317,9, por lo que el saldo comercial aún es favorable para Alicante en 21,2 millones.

Alicante, a la cabeza

La provincia es la que registra el mayor descenso en la Comunidad, ya que Castellón experimenta un aumento del 7,3% y Valencia apenas cede un 1%. Pero, además, Alicante se desmarca de la evolución nacional, cuyo balance de agosto arroja un incremento del 8,9%.

Además del calzado y de las frutas, hay otros importantes sectores típicamente exportadores que también ceden terreno desde inicios de año. Se trata del mármol en bruto, que exporta un 23% menos este año pese a totalizar 81 millones, y el juguete tradicional típico de la Foia de Castalla, que suma 79 millones, un 0,7% menos. Las pieles y cueros, íntimamente relacionados con el propio del sector del calzado pierden un 4,7% del negocio y el caucho y sus manufacturas un 12,6%.

Por destinos, sigue consolidándose el desplome de Francia, que es el primer cliente de Alicante. Se reduce nada menos que un 10,6% la venta hasta totalizar 545 millones. Aquí reside el mayor foco de preocupación de los zapateros. La presidenta ejecutiva de Avecal, Marián Cano, ha comentado desde el pasado verano, a tenor de los datos que iba divulgando el Icex, que no había una explicación clara de lo que ocurría en este mercado. Los zapateros admiten que la coyuntura económica que atraviesa Francia no les favorece en nada, porque el calzado es moda y no un producto de primera necesidad. Francia es el primer cliente del calzado alicantino dentro de la UE, que, a su vez, supone el 75% de toda la exportación. China se consolida como el primer proveedor con 636 millones de enero a agosto, un 2,8% más.