Las Provincias

Detenida por sustraer 60.000 euros a los ancianos que cuidaba

La Guardia Civil de Santa Pola ha detenido en Elche a una mujer de origen boliviano, de 34 años, por apropiarse de hasta 60.000 euros del matrimonio de ancianos al que cuidaba desde noviembre del año pasado. Según la Comandancia de Alicante, la arrestada está acusada de un delito de estafa por apropiarse de forma fraudulenta «mediante engaño» del dinero, aunque los agentes no descartan que también lo consiguiera «mediante coacciones», tal y como precisan las mismas fuentes.

La detención se efectuó el pasado martes como culminación de la 'Operación Transferencias'. La detenida, que se dedicaba desde noviembre de 2015 al cuidado de un matrimonio de ancianos de 93 y 95 años, podría haberse apropiado de forma fraudulenta de unos 60.000 euros aproximadamente, según han denunciado los hijos del matrimonio. La cuidadora se ganaba la confianza de los ancianos, que terminaron facilitándole las cuentas bancarias. No se descarta que utilizara otros métodos de engaño e, incluso, coacciones. De esta forma, ella lograba hacerse transferencias a sí misma y también realizar reintegros en efectivo.

Además, les exigía que su nómina se la abonaran en negro, con lo que no había constancia alguna de ella. La mujer, que cambiaba de domicilio con mucha frecuencia, fue detenida de forma urgente en su última residencia conocida, en Elche, debido «a un más que probable riesgo de salida del territorio nacional». La sospechosa ofrecía sus servicios como cuidadora de personas mayores o dependientes a través de anuncios clasificados a nivel particular y, también, formaba parte de una empresa de asistencia a ancianos.

Se calcula que el total del dinero acumulado por la mujer asciende a unos 60.000 euros. Los agentes continúan con la investigación, ya que es posible que haya podido engañar a más ancianos de los que ha cuidado anteriormente, sobre todo por la zona de Elche y sus diferentes pedanías, como es el caso de Las Bayas.

La Guardia Civil informa de la posibilidad de ponerse en contacto con el número de teléfono 062 o de personarse en cualquier dependencia oficial, en caso de que alguien crea que ha podido ser estafado por esta persona.