Las Provincias

Aludium crece diez veces más que la media y se lanza al bote de conserva

Un obrero de Aludium, ayer, controlando una zona de almacén de bobinas antes de su laminación en la maquinaria pesada.
Un obrero de Aludium, ayer, controlando una zona de almacén de bobinas antes de su laminación en la maquinaria pesada. / Álex Domínguez
  • La factoría del aluminio enviará la próxima semana su primer pedido de bobinas a Portugal tras cinco años de homologaciones y prevé llegar a 10.000 toneladas en el año 2020

La fábrica de Aludium, multinacional de la industria del aluminio perteneciente desde principios de 2015 al fondo de inversión Atlas Holding, crece diez veces más que la media del sector (1,5%) y prevé seguir aumentado la producción a un ritmo anual de dos dígitos. Este año cerrará con un 15% de incremento respecto al año anterior, cuando ya anotó una subida del 5% en su primer ejercicio tras la compra a Alcoa de todos los activos fabriles de Agua Amarga. Además, se ha lanzado a fabricar bobinas de aluminio para el sector de latas de conservas, un segmento de mercado en el que se prevé alcanzar las 10.000 toneladas en el año 2020. Ayer celebró un simulacro de incendio en la Semana de la Seguridad, iniciativa que pone en marcha tras la muerte el pasado año de la delegada de CC OO, María Carmen Martínez, por la que se guardó un minuto de silencio.

Aluminio para el sector de la construcción, que se usa en el revestimiento de fachadas como aeropuertos o centros de congresos, para distintas partes de los vehículos, para iluminación, cosmética, bandejas de comida, radiadores o tapones de vino. Muchos son los usos que tiene la industria de la laminación y abrillantado del aluminio, actividades para las que Aludium es puntera y ya lo fue con el grupo público Inespal y, después, con la multinacional americana Alcoa. El último uso industrial, botes de conserva.

El presidente y CEO de Aludium, Manuel Ruano, enumeró los usos antes de anunciar que la próxima semana se realiza un primer envío de bobinas especiales para latas de conserva. La remesa es para Knr en Portugal. «Quedamos a disposición del cliente después de esta primera prueba industrial, pero creo que el próximo año vamos a aumentar ya la producción y se prevé alcanzar las 10.000 toneladas en el año 2020», asegura Ruano, quien hizo de anfitrión del alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri; el concejal de Seguridad, Fernando Marcos; la directora general de Trabajo, Cristina Moreno; y quince representantes de otras tantas empresas del sector metalúrgico y de otras actividades, con las que quiso compartir sus políticas de prevención de riesgos laborales y de medio ambiente. Tras crecer la capacidad de producción un 15%, la planta alicantina pasará de 56.000 a 69.000 toneladas. Y el plan que tiene el grupo perteneciente al fondo Atlas (a cuyo consejo de administración acude precisamente el martes Manuel Ruano en Connectituc) eleva la cifra a 62.000.

Sumando la nueva producción de latas de conserva, se llegará ya el próximo año a 64.000 toneladas. La capacidad total de producción anual de la fábrica de Aguamarga la sitúa su presidente entres 76.000 y 80.000 toneladas, dependiendo del mix. Vaticina en años sucesivos tasas de crecimiento de dos dígitos. «Nuestra familia (en alusión a los 350 empleados) lo hace bien y estamos aprovechando la crisis para crecer en dos dígitos, cuando el sector lo hace de media 1,4% o 1,5%». Ruano recuerda que Aludium ocupa en Alicante 350.000 metros cuadrados y Aludium producirá este año 225.00 toneladas en todas sus plantas, así como que es número uno mundial en el segmento de la construcción; el número dos en suministros para tapones de botellas; y también el primero en envases para el sector cosmético. En otros segmentos, la compañía está entre las tres principales del mundo, «aunque a mí me gustaría estar entre los dos primeros», añade Ruano, que indica que «cuando hablo de familia quiero decir que cada empleado es aquí dueño de lo que hace».

Como ya anticipó este diario, Aludium cerrará su segundo ejercicio en Alicante con beneficios, aunque Ruano no los desveló. «Es pronto aún», espetó. En el simulacro y en la inauguración del nuevo horno de cocido de aluminio (que lleva el nombre de Gabriel, en honor al alcalde de Alicante) participó el presidente del comité de empresa, Marcelino Hernández Cola, quien no quiso comentar cuál es el estado de la negociación del convenio colectivo, que empezó en verano y cuyo avance es nulo, de momento.

Ruano asegura que ya le ha comunicado al accionista principal, que es Atlas Holdings, que habrá beneficios. Aludium ya no distingue entre sus tres factorías (Alicante, Amorebieta y Castell, a diferencia de lo que ocurría con Alcoa). «Es un todo».