Las Provincias

Absuelto de robar un décimo a una exedil de Benidorm que fue premiado con 60.000 euros

Cuando V.I., ciudadano búlgaro de 30 años, fue a cobrar el Gordo de la Lotería con el que había sido premiado el décimo que portaba no sospechaba que acabaría detenido. Ahora, un tribunal de la Audiencia Provincial de Alicante le ha absuelto de apropiación indebida, ya que se encontraba acusado de sustraer la cartera de una mujer en Benidorm que contenía el billete agraciado. Los magistrados de la Sección Décima consideran que no se ha probado que el reo fuese quien aprovechase un descuido de la perjudicada para hacerse con sus efectos y, pocos días después acudiera a por la recompensa de 60.000 euros.

Se trata de unos hechos acontecidos en agosto del 2010, aunque no llegaron a juzgarse hasta hace unos pocos días, el 13 de octubre pasado. La que fuera edil de Benidorm entre 1983 y 1987, María Zaragoza Lloret, adquirió, como hacía siempre, su número 0245 de la Lotería Nacional. Sin embargo, el 26 de agoto de 2010, la mujer sufrió un robo en pleno Paseo de la Carretera, una de las vías de mayor tránsito de turistas de la localidad.

No obstante, no ha quedado probado que V.I. fuese el caco responsable de estos hechos. Él simplemente fue a cobrar el premio. El hombre aseguró en el juicio que compró la Lotería en un bar de Elche y que luego se desplazó a Benidorm a canjear el dinero a la administración Los Patronos, una vez resultó premiado el décimo. Pese a que el viaje chirría al tribunal, ya que «no parece lógico» que lo intente cobrar tan lejos, tal circunstancia «no pasa de ser un motivo de suspicacia, más que de un auténtico indicio».

La Sala considera que no se le puede achacar la sustracción al dar credibilidad a su testimonio, debido a que el reo siempre ha sostenido que adquirió el número de un tercero. Desde la sustracción hasta que el ahora absuelto se personó en la administración transcurrieron cuatro días. Los magistrados consideran que pasó «un lapso de tiempo suficiente para desvincular el apoderamiento de la actual posesión», como recoge la sentencia hecha pública ayer.

Además, la perjudicada no ha podido reconocer al ladrón que se apoderó de su cartera, ya que no lo vio en el momento en el que se produjo el robo.