Las Provincias

Los médicos diagnostican más de 3.000 casos de cáncer de mama al año en la Comunitat

Alumnos de la UA con la manos pintadas de rosa por la lucha contra la enfermedad.
Alumnos de la UA con la manos pintadas de rosa por la lucha contra la enfermedad. / R. A.
  • Los estudiantes de la UA se movilizan para reclamar más investigación en la lucha contra la enfermedad

Los médicos diagnostican cada año en la Comunitat más de 3.000 casos nuevos de cáncer de mama en edades comprendidas, principalmente, entre los 65 a 69 años, siendo el tumor más frecuente. Con motivo de la celebración ayer del Día Mundial contra esta enfermedad, desde la Conselleria de Sanidad destacaron que la supervivencia alcanza ya la cifra de 96% al año de diagnóstico y del 78% tras una década.

Parte del éxito de estos datos se deben a la detección de tumores en estadíos cada vez más tempranos. Los programas de prevención en todos los departamentos incluyeron a 315.631 mujeres el pasado año, de las que el 73,4% participaron realizándose una mamografía.

«Queremos sumarnos a este día trasmitiendo un mensaje de esperanza. El tumor de mama sigue siendo el más frecuente entre las mujeres, pero con un pronóstico que ha mejorado notablemente reduciéndose progresivamente la mortalidad y mejorando la calidad de vida» afirmó la titular de Sanidad, Carmen Montón. «Desde la conselleria somos conscientes de que un diagnóstico cada vez más precoz salva vidas, por ello animamos a participar en los programas de cribado, al mismo tiempo que trabajamos junto a profesionales y pacientes para extender a todos los departamentos de la Comunitat un circuito rápido para mujeres con sospecha de cáncer de mama, que acorte tiempos, tanto en el diagnóstico como en el acceso a los tratamientos», añadió.

En toda la provincia hubo actos para apoyar a las pacientes que ahora mismo están batallando contra la enfermedad, así como reclamar más investigación. El Consejo de Estudiantes de la UA también quiso que la comunidad educativa mostrara su respaldo. En los bajos de la Biblioteca General se prepararon tres grandes paneles y los universitarios plasmaron sus manos con pintura rosa en referencia al color que simboliza la lucha.