Las Provincias

El Hospital de Alzira recurre la comunicación de Sanidad de no prorrogar el contrato

El Hospital de Alzira recurre la comunicación de Sanidad de no prorrogar el contrato
/ FRANCISCO GARCÍA
  • La conselleria asegura que la actuación del departamento de Montón que se cuestiona no «es recurrible»

Un nuevo acontecimiento se ha abierto paso en el proceso de reversión del Hospital de Alzira a la sanidad pública. Según ha podido confirmar LAS PROVINCIAS la empresa concesionaria del centro sanitario, Ribera Salud, ha recurrido ante la Conselleria de Sanidad la comunicación mediante la que este departamento autonómico dio a conocer a la firma la decisión de no prorrogar la concesión administrativa para la prestación de atención sanitaria en el departamento de salud de La Ribera.

En un defecto de forma, a juzgar por la información de contenido jurídico a la que ha tenido acceso LAS PROVINCIAS, se fundamenta el recurso de reposición presentado el lunes. La razón que ha llevado a considerar esa circunstancia es que para comunicar la prórroga o no de un contrato se tiene que argumentar por qué se adopta esa decisión. «Hay que justificar por qué se hace», recalcan las fuentes consultadas.

Desde la Conselleria de Sanidad explicaron que la comunicación cuestionada «no se considera un acto administrativo recurrible». Además, ante la acusación en la que se fundamenta el recurso -la falta de argumentación de la decisión adoptada- entienden que responde a uno de los dos motivos contemplados en la ley para la extinción de un contrato. Señalan que la norma aplicable contempla -como caminos para la extinción- en el primer punto el cumplimiento del contrato y en el segundo la resolución por acuerdo de las partes.

Ante estas dos posibilidades, la conselleria entiende que la decisión se apoya en «el cumplimiento», previsto para el 31 de marzo de 2018, pero ya comunicado con año y medio de antelación. De esta manera, este criterio, unido a que interpretan que la comunicación es un acto administrativo «no recurrible» definen la postura de la Conselleria de Sanidad ante la situación que se ha desencadenado.

La comunicación de la Conselleria de Sanidad de la voluntad de no prorrogar la concesión administrativa a Ribera Salud para gestionar el Hospital de Alzira tuvo lugar a mediados de septiembre. Días antes el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, había anunciado en el debate de Política General que esta legislatura acabará con la vuelta a la gestión pública directa de los departamentos de Salud de Dénia y La Ribera. En el caso de La Marina señaló que tanto Sanidad como Hacienda estudiaban en ese momento cómo proceder a la reversión anticipada «con la máxima seguridad jurídica y el mínimo coste para los valencianos».

El interés por la reversión, que ya el día de su toma de posesión como consellera de Sanidad adelantó Carmen Montón, con la declaración de Puig dio un importante paso adelante. Siguieron diversas muestras de inquietud de trabajadores del departamento de La Ribera y de directivos, jefes de servicio y mandos intermedios. Son dos mil profesionales los que trabajan en el área de Alzira.

La preocupación generada ante la reversión gira sobre el deseo de conocer la futura situación laboral, así como la fórmula jurídica que adoptará la Administración para recuperar la gestión pública en este departamento. Carmen Montón aseguró el lunes que la fórmula que se adopte para revertir dejará al personal «en mejores condiciones de las que se encuentran ahora» aunque aclaró que no pueden asumir la cláusula de subrogación suscrita en el último convenio colectivo porque «dos partes no pueden obligar a una tercera».

La consellera señaló el miércoles que si Marina Salud sigue prestando la especialidad de neurocirugía en el Hospital de Dénia y, por tanto, no atiende al «requerimiento» de la Conselleria, «se abrirá el correspondiente expediente previo a acciones judiciales».