Las Provincias

La Comunitat Valenciana perderá 115.000 habitantes en los próximos 15 años

La Comunitat perderá 115.000 habitantes en los próximos 15 años
  • España perderá, con las actuales tendencias demográficas, 5,4 millones de habitantes en 50 años

  • La pérdida de población en Valencia, Alicante y Castellón supone un 20% de la pérdida global nacional

La Comunitat Valenciana perdería 114.990 habitantes y 35.279 hogares en los próximos 15 años de mantenerse las tendencias demográficas actuales, según un estudio del INE. En concreto, pasaría de los 4.932.906 habitantes residentes el 1 de enero de este año, a los 4.817.915 en la misma fecha de 2031, lo que supone un descenso del 2,3%, y de 2.000.016 a 2.035.295 hogares en el mismo periodo, un 1,8% menos.

Los datos de este estudio de proyección de la población ponen de manifiesto que la Comunitat Valenciana tendrá un saldo vegetativo (diferencia entre nacimientos y defunciones) negativo en los próximos 15 años. En 2020 este saldo negativo será de 7.859 personas, mientras que en 2025 se elevará hasta las 12.728 y en 2030 hasta los 14.992.

Hogares unipersonales

Por lo que se refiere a los hogares valencianos, en los próximos 15 años no sólo descenderá el número, sino también el tamaño de los mismos. Así, si el tamaño medio en 2016 es de 2,45 personas, en 2031 será de 2,34. Además, durante el periodo se incrementará el porcentaje de hogares unipersonales en la Comunitat Valenciana, pasando de representar el 25,9% del total este año a suponer el 29,3% en 2031.

Análisis del INE sobre la estimación de población por CCAA para los próximos 15 años.

Análisis del INE sobre la estimación de población por CCAA para los próximos 15 años. / INE

En el conjunto del Estado, hasta 2031 se perderán algo más de medio millón de habitantes (552.245), un 1,2% respecto a los 46.438.422 residentes de este año. La pérdida se elevaría a 5,4 millones de habitantes hasta 2066.

Por comunidades autónomas, ganarán población en los próximos 15 años Baleares (7,7%), Canarias (5,6%), Cataluña (0,2%), Madrid (5,2%) y Murcia (1,3%). Por el contrario, perderán residentes Andalucía (0,2%), Aragón (5%), Asturias (11,1%), Cantabria (6,3%), Castilla y León (10,7%), Castilla La Mancha (6,8%), Comunitat Valenciana (2,3%), Extremadura (6,1%), Galicia (8,5%), Navarra (0,1%) y La Rioja (5,1%), además de Euskadi (3,7%).

En cuanto al número de hogares, en España se contabilizarán 902.661 más en 2031, lo que supone un aumento del 4,9% con respecto a 2016. En concreto, se pasará de 18.378.691 a 19.281.352. Eso sí, como sucede en el caso de Euskadi, el tamaño medio de los mismos descenderá de 2,50 personas a 2,35 en los próximos 15 años, y, asimismo, el porcentaje de hogares unipersonales se elevará del 25,1% del total al 28,6%.

Regionalmente, hasta 2031 crecerá la cifra de hogares en todas las comunidades autónomas españolas salvo en Asturias, que registrará una caída del 4,3%, Cantabria (1,2%), y Castilla y León (3,7%). En el sentido inverso, los mayores incrementos relativos en el número de hogares se darán en Canarias (15,3%), Madrid (11,1%) y Andalucía (9%).

Causas del descenso

La reducción de la población será consecuencia del aumento de las defunciones y la disminución de los nacimientos, situación que se acentuará a partir de 2040, dando lugar una reducción de 8,5 millones de habitantes, un saldo vegetativo negativo que no podrá ser compensado con el saldo migratorio previsto, que será positivo en algo más de tres millones de personas.

Estos datos forman parte de las "Proyecciones de Población 2016-2066" que añaden que en 2066, dentro de cincuenta años España tendrá 41,1 millones de habitantes, un 11,6 % menos que ahora.

Los nacimientos seguirán la senda descendente que comenzó en 2009 de modo que, entre 2016 y 2030, nacerán 5,3 millones de niños, un 22 % menos que en los quince años previos. Y en 2031 sólo nacerán 335.937, un 19,5 % menos que ahora.

La fecundidad de las mujeres mantendrá una "ligera tendencia al alza" y el número medio de hijos por mujer será de 1,36 en 2031 y de 1,38 en 2066, frente al 1,33 actual.

Con una edad media de maternidad que rozará los 33 en 2066 frente a los 31,9 actuales.

El descenso de los nacimientos, explica el INE, se debe a la reducción del número de mujeres en edad fértil (de 15 a 49 años), que bajaría en 1,8 millones (un 16,6%) en 15 años, y en 3,5 millones en 50 años (un 32,7%).

Por el contrario, en quince años la esperanza de vida se elevará dos años para los hombres y tres para las mujeres, hasta los 83,2 para ellos y los 87,7 para ellas, y hasta los 88,5 y los 91,6 años, respectivamente en 50 años.

Fallecimientos y movimientos migratorios

En cuanto a las muertes, el continuo envejecimiento de la población hará que entre 2016 y 2030 fallezcan 6,5 millones de personas, un 12,7 % más que entre 2001 y 2015. Sólo en 2031 morirán 452.026 habitantes y en 2065 lo harán 595.979 (420.018 en 2015).

Ante el descenso de la natalidad y el envejecimiento poblacional, en España habría más defunciones que nacimientos durante los 50 próximos años.

En cuanto a la salida y llegada de personas, este año España registrará 343.614 inmigraciones frente a las 330.675 personas que se irán al extranjero, lo que supone el primer saldo migratorio positivo en seis años.

La proyección para el periodo 2016-2065 refleja que España ganará 115.000 habitantes hasta 2020 en sus intercambios de población con el extranjero.

Esta tendencia se reforzará hasta alcanzar una ganancia neta de población de casi 3,1 millones de personas en los próximos 50 años.

Los datos reflejan también la intensidad del envejecimiento de la población y, de mantenerse la situación actual, la pérdida se concentrará en el tramo de edad entre 30 y 49 años, que se reduciría en 4,2 millones en los 15 próximos años (un 28,5 %) y en 6 millones hasta 2066 (40,1 %)

Y el descenso de la natalidad hará que en 2031 haya 1,2 millones de niños menores de 10 años menos que ahora (un 25,9 %) y 1,7 millones menos en 50 años (35,3 %).

Por el contrario, la población se incrementaría en la mitad superior de la pirámide de población de modo que todos los grupos de edad a partir de los 70 años aumentarán.

Así, en 15 años habrá 11,7 millones mayores de 64 años, tres millones más que en la actualidad, y 14,2 millones más (un 63,1 %) en 50 años.

Y los mayores de 100 años pasarán de los 16.460 actuales a 222.104 dentro de 50 años.

Temas