Las Provincias

El Gobierno achaca parte del retraso del corredor mediterráneo a los operadores

«De haber establecido en ancho internacional todo el corredor mediterráneo estaría hecho desde diciembre de 2015». Así de claro se expresó ayer el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, en su intervención en la jornada empresarial organizada por Editorial Ecoprensa en la sede de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) con motivo del décimo aniversario de elEconomista.es y bajo el título Valencia, motor del corredor mediterráneo.

Gómez-Pomar insistió en que el Gobierno central «está haciendo todos los esfuerzos para que el corredor sea una realidad lo antes posible», pero aclaró varios de los motivos que han venido retrasando la actuación. En esta línea, explicó que todos los proyectos se diseñaron con doble vía de ancho internacional, «pero se vio que los operadores no tienen el material necesario para transportar mercancías en ancho internacional». Además, «si todo fuese ancho internacional tendríamos un efecto frontera con el resto del país, en ancho ibérico».

Para solventar estos problemas, finalmente se optó por el denominado tercer hilo, lo que «está suponiendo un esfuerzo tecnológico más complejo que la instalación del ancho internacional». Todo ello ha generado «dificultades» en la modificación de algunos de los proyectos, admitió.

El encuentro fue inaugurado por el conseller de Economía, Rafael Climent, quien achacó el retraso a la «arbitrariedad de algunos gobernantes». En las mesas redondas participaron el secretario autonómico Josep Vicent Boira, que aprovechó su intervención para criticar las «escasas» inversiones del Gobierno central; el presidente de Puertos del Estado, José Llorca, quien pidió que se dejara de hacer «demagogia» con el corredor mediterráneo; el presidente del Puerto de Valencia, Aurelio Martínez, y su homólogo de la Fundación Pro AVE, Federico Félix, que calificaron el tercer hilo como «un parche».