Las Provincias

Sanidad desbloqueará la jubilación forzosa de los médicos a final de año

La consellera de Sanidad, Carmen Montón, junto a los protagonistas de la iniciativa solidaria. :: i. marsilla
La consellera de Sanidad, Carmen Montón, junto a los protagonistas de la iniciativa solidaria. :: i. marsilla
  • Montón confía en la aprobación del plan de recursos humanos y adelanta que el personal de Alzira tendrá «mejores condiciones» que ahora

La solución a las jubilación forzosa del personal sanitario a los 65 años podría verse desbloqueada a final de año. Así se desprende de las declaraciones que ayer ofreció la consellera de Sanidad, Carmen Montón, al adelantar que antes de final de año esté solventado el Plan de Ordenación de Recursos Humanos (PORH). En distintas ocasiones el departamento autonómico ha dicho que poner fin a la jubilación forzosa, compromiso del programa de gobierno del PSPV, pasa por la aprobación del PORH.

La titular del departamento autonómico se refirió a las jubilaciones forzosas como una «chapuza» con la que se encontraron a su llegada al Consell y recordó los acontecimientos judiciales en torno al asunto, que han llevado a que «no sólo nos condenaron en el primer proceso, sino que en el segundo también estamos sufriendo las consecuencias de las malas actuaciones políticas del anterior gobierno».

Al hilo de estas cuestiones y después de que, como ayer publicó LAS PROVINCIAS, los sindicatos hayan denunciado que las jubilaciones forzosas se siguen produciendo un año después de la llegada de la actual consellera de Sanidad y que el PORH está «atrancado», Montón se mostró confiada en que antes de que termine este año puede aprobarse el documento. Advirtió de que «no es sólo voluntad de la conselleria sino que se lleva en la Mesa Sectorial y es necesario el diálogo con los sindicatos», a los que pidió que «un esfuerzo para aproximar posturas y que en diciembre o enero pudiéramos ya solventarlo».

Los acontecimientos que han acompañado a la jubilación forzosa del personal sanitario en el escenario judicial llevaron a que el pasado marzo el Tribunal Superior de Justicia anulara parte del decreto de agosto de 2014 de la Conselleria de Sanidad sobre jubilación obligatoria a los 65 años. Días después del pronunciamiento, el departamento autonómico recurrió contra la anulación reconociendo que pese a que el decreto no era de su agrado, la conselleria recurría para evitar «un vacío normativo» y una situación de «inseguridad jurídica».

La alternativa que el Consell propuso para cumplir con el compromiso que había adquirido de acabar con la jubilación forzosa pasaba por un nuevo decreto y la aprobación del mencionado plan de recursos humanos. Ahora, más de un año después de la llegada de Montón, algunos sindicatos han denunciado que las jubilaciones se siguen produciendo y que el PORH está «atrancado».

La Asociación de Médicos Jubilados Forzosos de la Comunitat Valenciana remitió un comunicado en el que asegura que la «jubilación ha adquirido tintes surrealistas».

La consellera también habló del personal del Hospital de Alzira en el contexto de la reversión. Garantizó que la fórmula que se adopte dejará a los trabajadores «en mejores condiciones de las que se encuentran ahora» aunque ha aclarado que no pueden asumir la cláusula de subrogación suscrita en el último convenio colectivo porque «dos partes no pueden obligar a una tercera». Destacó que el proceso se lleva a cabo «con mucho diálogo».