Las Provincias

Condenado por partir a su expareja la mandíbula de un puñetazo en una pelea

  • La Audiencia impone al reo una pena de 2 años de cárcel, mientras que la mujer deberá cumplir trabajos a la comunidad por agredirle y causarle moratones

Un tribunal ha condenado a una pareja de Mutxamel, un matrimonio separado, por emprenderla a golpes en el transcurso de una trifulca de la que quien peor parada salió es una mujer de 36 años. Por ello, la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Alicante ha impuesto dos años de prisión al hombre, de 39 años, por propinar un puñetazo que partió la mandíbula y dos dientes a la víctima. Por su parte, los magistrados sancionan con 60 días de trabajo en beneficio a la comunidad a la enjuiciada por golpear a su expareja y provocarle diversos moratones.

Los hechos se produjeron el 19 de julio de 2014 cuando el hombre acudió a la vivienda donde habían residido once años. Una vez bajaron la mujer y su nueva pareja, los antiguos cónyuges iniciaron una discusión verbal que pronto se les fue de las manos, tal y como recoge la sentencia hecha pública ayer. Ambos se propinaron empujones y se profirieron insultos, hasta que la mujer soltó un par de golpes.

La respuesta del penado fue un derechazo que tumbó a la perjudicada y le provocó lesiones que obligaron a la mujer, que deberá percibir una indemnización de 11.840 euros, a estar ingresada durante cinco días. Todo ello, en presencia del hijo menor fruto de la relación mantenida entre los dos.