Las Provincias

El Ayuntamiento de Valencia tala pinos sanos en Benimàmet pese al rechazo vecinal

fotogalería

Las vallas rodean los tocones de los árboles talados. :: manuel molines

  • El grupo popular denuncia la actuación municipal y recuerda que eran árboles representativos de la pedanía

Los tres grandes pinos que habitaban en la calle Sinarcas de Benimàmet ya son historia. El Ayuntamiento de Valencia decidió hace unos días talarlos a pesar de estar sanos y de contar con el rechazo vecinal, coincidiendo con las obras de ampliación y pavimentado de las aceras de varias calles de la pedanía.

Así lo ha denunciado el grupo popular en el Ayuntamiento, cuya concejal Lourdes Bernal avanzó que presentará una pregunta en el pleno para que la responsable de Medio Ambiente, la edil Pilar Soriano, desvele los motivos que justifican la desaparición de tres árboles singulares de Benimàmet. De hecho, los tocones de los pinos -se cortaron a trozos por sus dimensiones, según los vecinos del entorno- aún pueden observarse en la calle Sinarcas, ya que no se han retirado.

La asociación de vecinos de la pedanía también mostró su sorpresa por la decisión municipal. «Se podrían haber trasladado», apuntó el vicepresidente, José Melgares, quien reconoce que uno de ellos estaba «muy inclinado» y la entidad había alertado del posible riesgo de derrumbe. Sin embargo, «no nos consta que los otros tuvieran problemas».

Desde el Consistorio se apuntó a que las raíces de uno de estos árboles invadían una propiedad privada, lo que había generado la denuncia del propietario. Por ello, se ha aprovechado la actuación en las aceras, que pasarán de tener dos a cuatro metros. No se ha comunicado si los árboles arrancados se sustituirán por otros ejemplares.

«Tienen que explicar por qué han actuado así», reiteró Lourdes Bernal, al tiempo que recordó que esta misma semana la concejalía de Parques y Jardines daba la orden de cortar una docena de palmeras en la ronda norte. «Parece 'Terminator'. Nunca se habían talado tantos árboles», lamentó la edil popular.

En este sentido, a comienzos de año, la concejalía de Pilar Soriano se convirtió en foco de polémica por la decisión de sustituir las 3.800 moreras con frutos para que no ensuciaran las calles. Tras talar varios ejemplares en la calle Ebanista Caselles, la presión vecinal -y la intervención del alcalde, Joan Ribó- hizo que se paralizara la medida.

Limpieza de solares

Por otro lado, la coordinadora de Esquerra Unida de la ciudad de Valencia, Rosa Albert, también exigió el domingo al tripartito que limpie los solares de los barrios periféricos de Valencia, entre ellos los de Benimàmet, donde hace unos días los bomberos tuvieron que intervenir en uno de ellos (situado tras la iglesia de San José) para sofocar un fuego.

«Se trata de espacios que acumulan cada vez más suciedad y, en consecuencia, insalubridad y peligro para las personas y animales domésticos que acceden a ellos», dijo. Por ello, propuso que tanto los de propiedad municipal como privada se adapten para el uso de los vecinos, por ejemplo, como aparcamientos.

«No estamos en contra de que se realicen actos en la plaza del Ayuntamiento, pero se deben cumplir las normativas». Es la explicación que da la edil popular Lourdes Bernal ante la moción que presentará el próximo jueves en la comisión de Medio Ambiente y en la que pedirá al tripartito que vuelva a colocar el aparato medidor de ruido en la plaza del Ayuntamiento. Según Bernal, «han sido muchos los vecinos que han acudido a nuestra oficina quejándose del ruido ya que no obtienen respuesta por parte del equipo de gobierno». En la moción, además, se insta al servicio de Contaminación Acústica a dotar de los medidores necesarios para realizar su trabajo a la Policía Local.