Las Provincias

Suma recauda 450 millones de euros en el segundo periodo voluntario

Suma recauda 450 millones de euros en el segundo periodo voluntario
/ LV
  • El organismo dependiente de la Diputación obtiene 8,5 millones más que en el mismo periodo de 2015 de la gestión de los tributos de 139 municipios

Suma Gestión Tributaria ha cerrado el segundo periodo de cobro voluntario con los mejores resultados de recaudación de los últimos nueve años, al haber alcanzado casi 450 millones de euros para los 139 ayuntamientos que le han delegado la gestión de los recibos del IBI, el IAE y otros tributos municipales.

Según informó ayer en un comunicado la Diputación de Alicante, la cantidad recaudada en ese periodo supone 8,5 millones de euros más que en el mismo lapso de 2015. En concreto, la gestión del organismo ha permitido conseguir un nivel de recaudación cercano al 91 %, lo que representa un aumento de más de un punto respecto al mismo periodo del año anterior. «Este nivel de resultados pone de manifiesto la elevada conciencia tributaria de los ciudadanos de la provincia de Alicante y su compromiso con nuestros ayuntamientos como medio necesario para garantizar el buen funcionamiento de los servicios municipales», apunta el presidente de la Diputación, César Sánchez.

Consolidación

Por su parte, el director general de Suma, Manuel Bonilla, señala que «la apuesta por la economía digital para un mejor servicio, la mayor comunicación dirigida a los ciudadanos, las facilidades de pago y un equipo humano altamente efectivo, como es el de Suma, han permitido obtener excelentes resultados».

Los datos de esta campaña del IBI y el IAE consolidan los resultados de este ejercicio, pues el primer periodo de cobro voluntario finalizó con los mejores números de los últimos cinco años, coincidiendo con la reestructuración organizativa de Suma y la implementación de las nuevas medidas que se han intensificado en este segundo periodo.

En este sentido, en estos últimos siete meses se ha potenciado la red territorial de oficinas para optimizar la gestión y poder atender más eficazmente a los ciudadanos y se ha llevado a cabo una reestructuración del organigrama de Suma focalizada en la mejora del servicio prestado a los ayuntamientos.

También se ha realizado una firme apuesta por la economía digital al objeto de ganar eficiencia en la gestión y aumentar las vías de comunicación. En este segundo periodo de cobro se ha reforzado la comunicación con los ciudadanos, al objeto de informarles debidamente de los plazos de pago para evitar posibles recargos.

Destacan asimismo las facilidades puestas a su disposición para poder cumplir sus obligaciones, tanto a través de medios tradicionales (prensa) como medios online, su nueva página web, redes sociales, correos electrónicos (31.000 correos enviados) y campañas telefónicas.

Atención a extranjeros

Suma ha reforzado su servicio de atención a los contribuyentes extranjeros, que representan hasta un 20% del total. El departamento de Atención a Extranjeros ofrece en la actualidad su servicio en inglés, francés, alemán y ruso para resolver dudas y agilizar cualquier gestión.

La economía digital es uno de los principales focos de Suma en la actualidad. El organismo tributario ha lanzado una nueva web mucho más sencilla e intuitiva y accesible tecnológicamente desde cualquier tipo de dispositivo.

A través de esta web, los ciudadanos pueden acceder a la Oficina Virtual del organismo para realizar todo tipo de trámites relacionados con sus impuestos más cómodamente y sin horarios.

Facebook se ha convertido también en un importante canal de comunicación con los usuarios. En apenas tres meses, ya cuenta con cerca de 4.500 seguidores.

Por lo que respecta a la administración electrónica, Suma ya ha implantado diversos procesos regulados en las Leyes 39/2015 y 40/2015 en materia de la firma electrónica y del expediente electrónico.

La puesta en marcha de la notificación por medios electrónicos está disponible desde el pasado día 2 y, entre otras actuaciones, se aplicará también a la notificación de la providencia de apremio de los recibos no pagados en voluntaria.