Las Provincias

Reclutas de dos metros y 300 kilos

vídeo

Uno de los leones marinos de l'Oceanogràfic, durante una demostración de rescate. :: efe

  • El adiestramiento para estas capacidades se iniciará con crías y emula un programa que la Marina norteamericana instauró en los sesenta

  • Defensa quiere emplear en rescates los leones marinos de l'Oceanogràfic

Los leones marinos de l'Oceanogràfic podrían 'alistarse' en breve plazo en las Fuerzas Armadas. Los expertos en el comportamiento de estos animales de dos metros y 300 kilos los ven capaces de asumir funciones de interés militar como salvamento y rescate, localización de elementos sumergidos o remolque de objetos y personas, entre otras.

Para sellar la fase de evaluación y adiestramiento previa, se firmó ayer en Valencia un acuerdo de colaboración suscrito por el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el Almirante General Fernando García Sánchez, el Director General de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, Enrique Vidal, y Celia Calabuig, presidenta de la Fundación Oceanogràfic.

El proyecto, liderado por la Fundación Oceanogràfic, ha sido bautizado como 'Leones Marinos. Asistencia Social y Conservación de la Especie'. Por un lado, se pretende evaluar el potencial de la especie en labores de rescate acuático y en otras relacionadas con la protección de vidas humanas, búsqueda, salvamento, rescate o lucha contra la contaminación marina. En definitiva, acciones que puedan mejorar la capacidad de respuesta en emergencias.

Los leones marinos, con una inteligencia parecida a la de los delfines, son fuertes y rápidos en el agua. Poseen un buen olfato y tienen capacidad anfibia. Además, se desenvuelven con facilidad tanto en ríos como en el mar. Estas capacidades 'todoterreno' los convierten en candidatos perfectos para auxiliar en un futuro en departamentos militares como la Armada o la Unidad Militar de Emergencias (UME). De hecho, Estados Unidos tiene un programa similar con estos animales desde la década de los sesenta y en él también participan delfines.

La intención es educar para estas funciones a las nuevas crías que nazcan en las instalaciones de Valencia, donde habitan 18 ejemplares. «Es importante una adaptación desde temprana edad», explicaron responsables de l'Oceanogràfic. Por el momento, no se han marcado plazos, ya que el adiestramiento podría durar años antes de que los mamíferos marinos sean llamados a filas.

La consellera de Justicia, Gabriela Bravo, y el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, fueron testigos del acuerdo y asistieron a un entrenamiento por parte del equipo de cuidadores y adiestradores. Al mismo tiempo, la iniciativa persigue «información valiosa desde el punto de vista fisiológico y sanitario que redunde en su protección y en la conservación de las poblaciones salvajes», añadieron fuentes del Oceanogràfic. En este punto, será clave el apoyo del Centro de Vigilancia Veterinaria en Sanidad Animal (VISAVET).