Las Provincias

Prisión para el presunto yihadista detenido en Altea

El detenido, bajo custodia policial el pasado miércoles en Altea.
El detenido, bajo custodia policial el pasado miércoles en Altea. / Policía
  • El juez de la Audiencia le acusa de pertenencia a organización terrorista, así como de reclutamiento y adoctrinamiento

Los jueces de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz y Eloy Velasco ordenaron ayer el ingreso en prisión provisional de tres presuntos yihadistas marroquíes, detenidos en San Sebastián, Ceuta y Altea (Alicante), el primero el martes y los otros dos el miércoles. El detenido en San Sebastián está acusado de integración en la organización terrorista DAESH, así como de realizar labores de captación y adoctrinamiento de nuevos adeptos, al igual que otro arrestado en Gijón, un marroquí nacionalizado español, para quien otro juez de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, ya ordenó el jueves prisión provisional.

Los arrestados en Ceuta y Altea están acusados igualmente de pertenencia a organización terrorista, reclutamiento y adoctrinamiento y el segundo además de un delito contra la salud pública, ya que se le incautó medio kilo de hachís.

Los sospechosos de Ceuta y Altea fueron arrestados el mismo día que otros dos marroquíes en su país, concretamente en Tetuán y Castillejos, en una operación conjunta de las policías de España y Marruecos. Integraban presuntamente dos células yihadistas que actuaban de forma coordinada y en colaboración directa con DAESH, según la investigación.

Los cuatro arrestados tenían alto nivel de radicalización y compromiso con el DAESH y se dedicaban al adoctrinamiento y envío de nuevos yihadistas a las filas de la organización terrorista, para lo que recibían instrucciones, apoyo logístico y material propagandístico de una unidad (»katiba») radicada en zona sirio-iraquí.

Según los investigadores, los dos detenidos en España, que declararon ayer ante el juez Eloy Velasco, habían jurado lealtad a DAESH y mantenían comunicación directa, constante y fluida con reclutadores y dirigentes de la organización terrorista. Los jueces han decretado prisión provisional para los detenidos teniendo en cuenta la gravedad de los delitos y las penas que en su caso se les podría imponer y para evitar posibles fugas.

El juez Santiago Pedraz tomó declaración al detenido en San Sebastián y tras el interrogatorio el magistrado dictó un auto en el que concluye que existen motivos bastantes para creer responsable al detenido de un delito de integración en organización terrorista. Añade que se constata que desde hace tiempo difunde mensajes a favor de DAESH divulgando su ideología y enalteciendo acciones terroristas a través de redes sociales como Facebook Messenger de forma abierta y accesible para cualquier usuario, todo ello con la pretensión de adoctrinar y captar nuevos adeptos a los que incitaba a combatir e incluso a emigrar a Siria.

El juez relata que además se ha detectado en su perfil de Facebook captaciones directas como las siguientes: «¿Harías la guerra con el DAESH?», «Pasas la instrucción y si apruebas te quedas en Siria» y «Si llega la guerra tú tienes que estar en primera fila». También tenía vídeos sobre las Brigadas de Izzdin, con amenazas a países y otros con decapitaciones, además de múltiples conductas descritas en la «Guía para Lobos Solitarios».

El juez ha tenido en cuenta las intervenciones llevadas a cabo en el curso del procedimiento, las múltiples conversaciones y publicaciones en su perfil de Facebook y el material ocupado, en concreto un teléfono móvil y el disco duro de un ordenador, parte del cual está siendo aún analizado.

También se ha basado en la propia declaración del investigado, que ha reconocido que el perfil es el suyo sin que pare el juez sea creíble la versión que ha dado de que eran amigos suyos los que «colgaban» aquellos contenidos, «máxime a la vista del material ocupado en el móvil y en el disco duro».